Mototaxis, un problema también en el Edomex

5 octubre 2017 5:31 pm

Bajo la complicidad de las autoridades municipales los mototaxistas nacieron y se consolidaron en el Estado de México.

Se trata de un negocio que deja cuantiosas ganancias, pero que tras darse a conocer que una parte de ellos ha hecho labores de halconeo y distribución de drogas en delegaciones como Tláhuac y Xochimilco, y en municipios como Chalco,  podrían desaparecer.    

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad del Edomex este tipo de transporte creció de manera exponencial en las últimas tres administraciones: principalmente en Ecatepec, Valle de Chalco, Chimalhuacán, Naucalpan y  Nezahualcóyotl.

La falta de empleo y la demanda de transporte público fueron las principales razones por las que nacieron los mototaxis; una solución pronta y barata, pero extremadamente insegura.

Hoy, sus conductores enfrentan el señalamiento público, ya que se les considera como un sector que no respeta el Reglamento de Tránsito, conducido por jóvenes “imprudentes y bajo el influjo de diversas sustancias”.

A ellos, se le atribuye que los accidentes en algunos municipios del Estado de México estén al alza.

“La ciudadanía se queja porque les roban, porque son un problema, pero la gente los sigue usando y así no se puede meter nada en orden”, externó un agremiado del sindicato de mototaxistas de Chimalhuacán.

La normatividad oficial prohíbe este tipo de transporte en la entidad, por lo que varios sectores de la sociedad buscan presionar al Gobierno estatal para que considere a los mototaxis como un medio de transporte público.

Hasta el momento, la Secretaría de Movilidad del Edomex no cuenta con un padrón oficial de este sector; sin embargo, dio a conocer a El Big Data Mx que se ha incrementado de forma importante el número de vehículos de dos ruedas en los municipios antes referidos.

“Se cuentan por miles, pero no tenemos un censo oficial en la actualidad. Haremos varias mesas de trabajo con varios de sus líderes para ver la forma de trabajar juntos”, detalló la dependencia mexiquense.

Piden no criminalizar 

Luego de la muerte del líder del Cártel de Tláhuac, El Ojos, en la Ciudad de México se inició una “cacería” en contra de los mototaxis, ejemplo que quiere seguir el Estado de México, el cual emprendió una serie de operativos en Valle de Chalco y municipios aledaños.

En el primer municipio, que colinda directamente con Tláhuac, se inició el retiro de mototaxistas bajo el argumento de que operan en la ilegalidad.

Ante ello, Juan Velázquez, líder de uno de los ramales de este gremio, exigió al Gobierno municipal y estatal no criminalizar al sector, ya que fueron ellos mismos quienes permitieron que este servicio creciera, ante la demanda de los usuarios.

De acuerdo con indagatorias de la Procuraduría General de la República (PGR), los  mototaxistas servían al Cártel de Tláhuac como halcones o vigilantes, tanto en Tláhuac como en Valle de Chalco.

Edmundo Ranero Barrera, titular de la Secretaría de Movilidad, aseguró a principios de este mes que este transporte está prohibido, por lo que lanzó un ultimátum: no más servicios de este tipo.

“Se trata de brindarle seguridad al usuario para que no ponga en riesgo su vida y también para que los propios dueños o choferes de las unidades que prestan el servicio en estas unidades, puedan trabajar de manera legal”, sostuvo el funcionario mexiquense.

Buscan concesión

En 2015, el entonces secretario de Movilidad, Isidro Pastor, puso sobre la mesa la regularización del servicio de mototaxis, ante las decenas de denuncias de irregularidad en varios municipios del Estado de México.

El ex funcionario explicó que a través de una concesión las personas que se dedican a esta forma de empleo podrían seguir operando sin estar en la ilegalidad; no obstante, la propuesta se quedó en la congeladora.

“Pudiese haber algún servicio concesionado de taxi en moto, concesiones para una sola persona en la modalidad de motocicletas, lo que permitiría contar con un servicio rápido y eficiente”, declaró.

Extremadamente riesgoso

La mayoría de las motocicletas son adaptadas con una calandria que puede llegar a transportar hasta seis personas en un mismo viaje.

Sin embargo, de acuerdo con denuncias ciudadanas, muchos de los mototaxistas rebasan los límites de velocidad, lo que ha provocado diversos accidentes en avenidas principales.

De acuerdo con Eduardo Velázquez, experto de movilidad de la UNAM, las motocicletas no están diseñadas para llevar ningún tipo de soporte, por lo que consideró un riesgo regularizar ese tipo de transporte cuando el vehículo no es apto para usarlo de esta manera.

Mal necesario

Aunque el gremio aseguró que existe una prórroga del Gobierno estatal para ofrecer sus servicios, usuarios del transporte coinciden en que los mototaxistas son un mal necesario.

Por ejemplo, en el municipio de Ecatepec, desde hace tres años un grupo de mototaxis mantiene su base al pie de la estación del Metro Ecatepec, que da servicio a cuatro colonias: Valle de Anáhuac, Emiliano Zapata 1 y 2, y la Estrella.

“Es muy útil. Nos acorta el tiempo. Normalmente me cobran seis pesos, y cuando me llego a tardar, yo les doy un poco más, porque nos hacen el favor de esperarnos”, externó Carmen Sánchez, usuaria de este transporte.

Otro usuario señaló que para él no es una opción utilizar servicios como el de un microbús, pues “ahí te asaltan a cualquier hora”.

Los integrantes de la asociación son dueños de las motos y llevan a la vista un tarjetón que los identifica. Dicen que ya tienen clientes que les llaman por teléfono para solicitar sus servicios.

El viaje corto lo cobran en cinco pesos, hecho que los convierte en una opción de transporte  más accesible respecto a los taxis y más confiable que los microbuses, destacaron algunos usuarios.

Comentarios