‘Carretoneros’ del Edomex, un negocio a costa del maltrato animal

Foto: José-Luis-Villa

A pesar de que el uso de animales parar tirar de una carreta con basura es algo prohibido, al menos 10 municipios de Edomex lo siguen haciendo.

El pequeño cuerpo de El Negro tiene la difícil tarea de mover hasta media tonelada diaria de basura. Este caballo, que hace honor a su nombre, refleja en su rostro el cansancio; sin embargo, al igual que otros de su especie no tiene elección.

Cada día recorre las calles de la colonia Floresta, en el municipio de Los Reyes La Paz, Estado de México, y se estima al menos 600 caballos aún son utilizados para tiro o carga de basura en 10 municipios de la entidad mexiquense, a pesar de estar prohibido.

Foto: José-Luis-Villa

Esta conducta es considerada como maltrato animal, pues además de las pesadas jornadas, los animales no reciben los cuidados adecuados, manteniéndolos enfermos o en condiciones de precariedad alimentaria.

Erradicar esta actividad mantiene enfrentadas a las personas que se dedican a ella, mejor conocidos como carretoneros, a activistas y Gobierno.

Un trabajo familiar

Regulo Cortés es uno de los líderes carretoneros, ha recorrido por 30 años las calles del municipio de los Los Reyes La Paz, y asegura que desaparecerlos dejaría a varias familias sin su fuente de ingresos.

Comenta que su trabajo consiste en recolectar la basura e ir reciclando PET, papel o tortilla para llevar el resto al depósito que se encuentra en la misma colonia, a pocas calles del mercado.

“Se nos hace injusto que nos quieran quitar, nosotros no tenemos ningún sueldo y es nuestra fuente de ingreso”, comenta el hombre cercano a los 50 años de edad, cuyo rostro ya está quemado por el sol.

“De por sí hay mucho desempleo, imagínate si nos quitan, hay mucha gente que se dedica a esto, yo conozco a casi toda la gente; más o menos aquí, en Los Reyes hay cerca de mil personas que se dedican a esto”, relata.

Foto: José-Luis-Villa

Afirma que son familias enteras que se dedican a esta actividad y sus diferentes ‘ramas’, por ejemplo, algunos se dedican sólo a descargar, otros a recolectar, a separar, y algunos son pepenadores.

“Sí son familias enteras, el papá, el tío, los sobrinos, a los niños cuando están de vacaciones se los traen a trabajar. Yo digo que no es malo, agarrar una carrera, aquí sale para comer”, afirma el hombre.

Incluso asegura que estaría dispuesto a cambiar su caballo por una motocicleta como ocurrió en el municipio de Nezahualcóyotl, pues incluso, dice, le saldría más barato, pues el alimento del animal le cuesta 300 pesos el bulto y lo compra cada semana.

Regulo, como otros carretoneros, aseguró que en caso de que los quiero quitar, “saldrán a defender su trabajo”.

Foto: José-Luis-Villa

Durante el recorrido hecho por El Big Data por las avenidas de Los Reyes La Paz, se observa cómo los carretoneros sortean los vehículos, algunos son más delgados que otros, unos van atiborrados de carga, y las heridas en algunas partes de sus cuerpos son notables.

Esta actividad se repite en varios municipios mexiquenses como son  Chimalhuacán, San Vicente Chicoloapan, Chalco, Valle de Chalco, Ixtapaluca, Ecatepec, Coacalco, Tultitlán y Tultepec.

Negocio a costa del maltrato animal

Foto: José-Luis-Villa

Utilizar caballos para jalar las carretas con basura es considerado maltrato animal y está prohibido.

La secretaría para vigilar y sancionar este tipo de actividades es la de Medio Ambiente del Estado de México, a través de la Procuraduría de Protección al Ambiente de la entidad, una institución que debe hacer valer el Código Para la Biodiversidad del Estado de México que establece que:

“Los animales enfermos, heridos, con matadura o desnutridos y las hembras en el periodo próximo al parto, por ningún motivo serán utilizados para tiro o carga y queda igualmente prohibido cabalgar sobre animales que se encuentran en estas condiciones”.

Además, la condición del animal se ve seriamente afectada porque sus patas se dañan al caminar por pavimento.

El recorrido lo hicimos acompañados por la activista Elizabeth Soto, quien desde hace cuatro años se dedica a esta labor de forma constante, en el que ya rescató a cinco caballos, y nos cuenta lo complicado de esta labor.

Foto: José-Luis-Villa

Mientras vamos hacia los límites entre La Paz con Chimalhuacán, a la colonia San Sebastián, nos detalla que además de complicada es costosa, por lo que no muchas personas la realizan.

“Primero hay que llevar al caballo para que lo revise un veterinario, el cual cobra alrededor de 500 pesos, hacer una denuncia ante el Ministerio Público, trasladarlo, esto puede tardar entre 10 y 12 horas, después darles seguimiento, pagar”, ejemplifica.

La activista recuerda que el primer caballo que rescató le costó alrededor de 20 mil pesos en un mes, y que 80% lo solventó ella, mientras que lo demás fueron donaciones.

Sin embargo, asegura que ver el maltrato excesivo que reciben los animales, verlos sin tomar agua, sin estar bien alimentados, a pesar de estar prohibida esta práctica, hace que siga con esta labor.

“Y lo peor que todo esto es con participación del municipio. Ellos han expedido permisos en contra de la ley”, refiere.

Esta actividad resulta ser un negocio redondo tanto para el municipio, quien no invierte en más camiones recolectores de basura como a los líderes, quienes rentan los caballos, en un promedio de 100 o 150 diarios o semanales, dependiendo el líder.

En el municipio se han contabilizado 120 caballos que son utilizados para la recolección de basura.

Foto: José-Luis-Villa

Agresiones

Por lo anterior, la labor de Elizabeth Soto afecta algunos intereses, incluso ya la amenazaron de muerte.

Tras el rescate de un caballo, el hombre identificado como José Luis Díaz Ramírez, alias El Mimoso, acompañado por alrededor de 20 personas, la amenazó de muerte a ella y a otras activistas que estaban en el lugar atendiendo las heridas de un caballo.

El hecho ocurrió el pasado 15 de febrero, y como las amenazas no son un delito en el Edomex, presentó una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos del Estado de México (CNDH).

“Los encargados de limpia y movilidad eran sobrinos de una persona a quien le dicen El Mimoso, uno de los líderes carretoneros, él los llevaba a marchar y hacían lo que le pidieran los políticos que estuvieran en el poder, llámese PRI, PRD, Morena.

La única manera era hacer una queja ante la comisión por la participación de las amenazas de estos dos personajes que son sus sobrinos”, recuerda.

Hace unas semanas el mismo sujeto se presentó en una jornada de vacunación donde asegura que la volvió a intimidar.

Amigos sigan compartiendo por favor. Yo sé que mucha gente me aprecia y sólo les pido seguir difundiendo. Gracias #Mimoso ##Delincuente #EdoMex #LosReyesLaPaz

Posted by Elizabeth Soto on Wednesday, July 24, 2019

En el pasado proceso electoral varios municipios mexiquenses tuvieron un cambio de Gobierno, por lo que las organizaciones civiles confían que la regulación de este tema pueda avanzar.

 

TE INTERESA