Esbozo de una ciudad amigable con el sector gay

10 enero 2016 11:59 pm

Aunque la Ciudad de México fue declarada como amigable con la comunidad LGBTTTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero, Transexuales, Travestis e Intersexuales), en la práctica se queda corta.

Esto debido a que la diversidad sexual sigue provocando rechazo entre los capitalinos, situación que se replica en las propias instituciones, donde sus funcionarios incurren en actos de discriminación.

El Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred) reporta que desde su creación, en 2011, ha atendido 40 quejas por marginación homofóbica.

Las dependencias presuntamente responsables son la Consejería Jurídica y de Servicios Legales del DF, el Sistema de Transporte Colectivo Metro, la Secretaría de Salud, la Secretaría de Seguridad Pública del DF, la delegación Miguel Hidalgo, el Tribunal Superior de Justicia del DF, la Asamblea Legislativa del DF (ALDF) y el Registro Civil.

El volumen de inconformidades creció a 274 reportes en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) de 2011 a 2015. Incluso, los derechos más vulnerados son los de las personas LGBTTTI privadas de su libertad. Van 173 casos de 2011 a la fecha, y la dependencia más señalada fue la Dirección del Reclusorio Preventivo Varonil Norte.

Destacan 17 casos en los que personal policiaco impidió la libre expresión y el ejercicio de la orientación sexual de las personas; la dependencia más evidenciada en este tipo de incidentes fue la Policía Preventiva.

Asimismo, la CDHDF señaló cinco incidentes de bullying contra menores LGBTTTI y un caso más en el que la autoridad se negó a reconocer la nueva identidad sexo-genérica de una persona trans.

Incluso se citan quejas en contra de instituciones “dedicadas” a la atención a la diversidad sexual, como la Agencia del Ministerio Público Especializada en la Comunidad LGBTTTI, con seis; la Clínica Especializada Condesa, con nueve; y al director general de Igualdad y Diversidad Social de la Secretaría de Desarrollo Social, con una en 2012.

Desde 2011 la CDHDF sólo emitió una recomendación en agravio de individuos del sector LGBTTTI: la 13/2015 por “uso indebido de la fuerza, tratos crueles, inhumanos y degradantes, violación al derecho a la igualdad y no discriminación en agravio de personas de la comunidad LGBTTTI privadas de la libertad en el Reclusorio Varonil Norte”, en octubre de este año.

La Consejería Jurídica del DF reporta que 10 quejas se presentaron en el mismo periodo contra la Secretaría de Seguridad Pública por la misma causa.

Para José Antonio Medina Trejo, recién electo secretario de Diversidad Sexual del PRD a nivel nacional, lo que sigue tras la declaratoria del 23 de noviembre pasado es lograr que los mandos medios y toda la plantilla de funcionarios capitalinos reciban capacitación puntual que les permita atender a los ciudadanos LGBTTTI con respeto.

El Gobierno puede tener una política pública bien planteada, pero ya no sabes qué es lo que sucede con quienes permanecen al frente de un mostrador, las personas que atienden en las instituciones o con el policía que está en la calle”, explicó.

Pero la responsabilidad de ser amigables no sólo debe recaer en el Gobierno, sino también en la población heterosexual que muchas veces es la que incurre directamente en ataques contra dicho sector.

Según el Copred, entre los acusados de actos de discriminación contra la comunidad LGBTTTI están: cuatro instituciones educativas, tres establecimientos mercantiles, tres cuentas de redes sociales, tres fábricas, dos hoteles, dos plazas comerciales (entre ellas Plaza Loreto), una tienda de autoservicio, la Liga Mexicana de Futbol, una empresa de diseño, una compañía de seguros, una de doblaje, una de estilismo, una de transporte público, una de seguridad privada, una de cosméticos; un restaurante, un hospital privado, un call center, una inmobiliaria, un almacén y hasta un partido político.

La evidencia apunta a que la homofobia no respeta ningún sector productivo ni nivel socioeconómico.

Por su parte, Rafael Arana Ramírez, titular de la Secretaría de Diversidad, Igualdad e Inclusión del PRI en el DF, cree que la Declaratoria de la Ciudad de México Amigable LGBTTTI es un avance pequeño, pero muy importante.

Nos queda claro que parte de la población del DF todavía no entiende que los derechos de la comunidad LGBTTTI existen, pero con este tipo de proyectos se van enterando y se ven obligados a respetarlos”, explicó.

Coincidió con el perredista en lo referente a que el siguiente paso es impartir cursos de sensibilización a funcionarios de todos los niveles. También urgió la generación de programas y proyectos claros, tangibles, que garanticen el respeto de la diversidad en la capital del país.

La voz más crítica a la Ciudad Amigable LGBTTTI fue la de José Alfonso Suárez del Real y Aguilera, diputado local por Morena.

Si bien no desestimo el esfuerzo que representó la declaratoria emitida por Miguel Ángel Mancera, pienso que sus motivaciones son más bien económicas”.

Desde la perspectiva del turismo, me parece muy acertado; ubica al DF como un destino amigable para la comunidad LGBTTTI, que representa una derrama económica interesante en un momento oportuno”, dijo en una entrevista con El Big Data Mx.

No obstante, insistió en que se trata de un logro de muchos años de lucha por parte de distintos colectivos, y compartió los que cree son los siguientes pasos para mantener en la palabra y la práctica al DF como metrópoli amigable.

El primero sería firmar un convenio con la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que en los planteles de primaria se empiece a impartir temas de diversidad sexual desde quinto año.

Por ello, los representantes de los tres partidos coincidieron en que ser amigables no es cuestión de color, y que sin importar quién gobierne en el futuro la capital del país, los derechos de este colectivo no tendrán marcha atrás.

CONSULTA LA VERSIÓN DIGITAL DE EL BIG DATA MX:

Participa y Comenta