Paralelo al peritaje oficial mandado a hacer por el Gobierno de la Ciudad de México, el Colegio de Ingenieros de México hizo su propio Dictamen Geotécnico-Estructural de la Vulnerabilidad de la Línea 12, el cual fue presentado este jueves.

Dicho análisis, hecho a través de una inspección física, señala que la Línea 12 del Metro, que corre de Tláhuac a Mixcoac, requiere al menos cinco reparaciones urgentes:

1.Revisión de la separación entre el puente vehicular del Periférico y las columnas del viaducto elevado del Metro.

imagen-cuerpo

2.Reparación de fisuras en columnas.

imagen-cuerpo

3.Reparación de fisuras en tabletas presforzadas con alto nivel de filtraciones.

imagen-cuerpo

4.Reparación de los cabezales dañados por el trabajo de los topes sísmicos.

imagen-cuerpo

5.Revisión del refuerzo realizado en el tramo cercano a la estación Nopalera.

imagen-cuerpo

Bernardo Gómez Gonzáles, coordinador del Comité Técnico de Seguridad Estructural del Colegio de Ingenieros Civiles de México, explicó que la revisión estuvo a cargo de 37 brigadas, conformadas por 101 especialistas, quienes inspeccionaron 11 kilómetros del tramo elevado, excepto la zona donde ocurrió el desplome.

Detalló que, de acuerdo con los resultados globales, 32% del tramo revisado tiene afectaciones de grado B, lo cual implica que son de riesgo alto, pero "son deficiencias que deben analizarse a mayor detalle"

En tanto, 68% tiene afectaciones de grado C, es decir, "situaciones que requieren actos rutinarios de atención en su cuidado".

Es por ello que el Comité Técnico recomendó no reanudar el servicio en ninguno de los tramos de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, hasta que se lleve a cabo una revisión detallada de la obra y se reparen las vías.

Respecto al tramo subterráneo, Francisco Suárez Fino, presidente de la Asociación de Ingeniería de Túneles y Obras Subterráneas (Amitos), del Colegio de Ingenieros Civiles, indicó que no tiene ningún daño estructural, salvo filtraciones de agua, por lo que podría operar en un corto plazo.

Sin embargo, reiteró la recomendación de no reanudar el servicio hasta que se repare el tramo colapsado, se rehabiliten las vías y se dé un mantenimiento intensivo.

"El tramo del túnel de la Línea 12 del Metro no presenta daños estructurales ni deformaciones que pongan en riesgo su estabilidad; los principales problemas que presenta son debido a filtraciones en tramos bien identificados, pero no es posible reabrirlo hasta que se repare el tramo colapsado", aclaró.

Temas: