Demolición del Estadio Azul mejoraría movilidad en la zona

estadio azul, estadio de cruz azul, el big data mx, big data

14 septiembre 2016 6:00 am

Los rumores de la posible demolición del Estadio Azul en 2018 han provocado opiniones encontradas entre los seguidores de la “Máquina Cementera”, los habitantes de la zona, las autoridades de la delegación Benito Juárez y el propio equipo de fútbol Cruz Azul.

De acuerdo con el delegado de la Benito Juárez, Christian von Roehrich, el proyecto de demolición es viable porque la zona necesita una modernización y un proyecto novedoso que contemple estacionamientos.

“El Estadio Azul sí podría demolerse, siempre y cuando se haga un proyecto integral que modernice la zona, que beneficie a la gente de Benito Juárez, que impacte de manera positiva la infraestructura urbana, porque son miles de carros que no respetan la vía pública y se estacionan a las banquetes”, señaló en entrevista con El Big Data Mx.

Sin embargo, el delegado informó que hasta el momento ni los inversionistas ni el club deportivo han presentado un proyecto, trámite o solicitud formal para terminar con este recinto, ubicado a un costado de la Plaza de Toros México, construido en 1946 y con capacidad para 33 mil 42 aficionados.

En la zona del Estadio Azul, el gran reto sería sustituir la inyección de agua que hace el césped de la cancha de fútbol al subsuelo de la ciudad.

El arquitecto Javier Hidalgo Ponce explicó a El Big Data Mx, que por la cantidad de pasto del estadio se tendría que pensar cómo reponer y mantener la filtración del líquido a los mantos friáticos.

Además, dijo que se debe marcar con claridad la circulación peatonal para que el impacto pueda ser menor y se estimule a los vecinos llegar caminando a sus destinos, ya que, coincidió, que es una zona que requiere una gran cantidad de estacionamientos.

“Vale la pena reinventar el espacio público, pero no como un ente cerrado, sino como un espacio abierto al que llegues caminando, que se adapte al entorno y no como una plaza con muros ciegos. La colonia Nochebuena, la Plaza de Toros, el eje vial, te permite movilidad en la zona, por eso debe ser un proyecto que contribuya con la ciudad”, indicó en entrevista.

El arquitecto formado en la UNAM, criticó que muchas construcciones comerciales de la Ciudad de México se conciban como espacios cerrados y estacionamiento adentro, pues se podrá hacer una contribución a la arquitectura y al paisaje de la capital.

“Hay una gran miopía en los desarrolladores comerciales, porque son una vulgar copia de un molde de mall de Estados Unidos. Si se pensara en un proyecto más abierto, amable con el entorno y en los consumidores, con áreas verdes”, indicó.

Por su parte, el jefe delegacional von Roehrich declaró que incluso tiene conocimiento que el club deportivo Cruz Azul todavía tiene contrato de arrendamiento con el dueño del predio.

Azul sí podría caer, Plaza de Toros no

Problemas de tráfico, falta de estacionamientos, basura y bebidas embriagantes en las calles de la colonia Nochebuena y la zonaresidencial Nápoles, son algunos de los problemas que acarrean los partidos de fútbol de la Máquina; aunque, también genera una derrama importante de recursos para las economías formales e informales.

En un sondeo que esta casa editorial realizó con vecinos y comerciantes de la zona, se constataron opiniones encontradas acerca de los pros y contras de demoler el estadio para construir una zona comercial y hotelera, pues muchos estaban acostumbrados los aficionados del club Cruz Azul.

LEER MÁSDudan vecinos que la demolición del Estadio Azul sea benéfica

El jefe delegacional de Benito Juárez señaló que sí se necesita una renovación en esa zona de la capital, ya que en los terrenos que antes eran tabiqueras, recordó, nunca se proyectó tener estacionamientos.

“Todos lo que vivimos en esa zona sufrimos la complejidad de la falta de lugares donde dejar el automóvil, ya que cuando hay eventos, tanto en el Estadio Azul como en la Plaza de Toros, se satura la vía pública y muchos cajones de estacionamiento tienen que ser improvisados en las calles y banquetas”, declaró von Roehrich.

En cuanto a la Plaza de Toros, el delegado dio su negativa a que se pueda demoler o modificar su arquitectura, debido a su antigüedad y lo que representa para la ciudad, “no podría demolerse, simplemente es la plaza taurina más grande del mundo”, señaló.

Respuesta del Cruz Azul

Al respecto, Cruz Azul Fútbol Club ofreció su postura el mes pasado, por medio de un comunicado, sobre los rumores en redes sociales y medios de comunicación sobre la demolición y mudanza del equipo a otro estadio, que calificó de una “noticia BOMBA”.

En el documento el club aceptó que el Estadio Azul no era propiedad de Cruz Azul Futbol Club, AC, sino un inmueble arrendado desde la mudanza en el año de 1996.

“En caso de que los propietarios tomen alguna decisión respecto al estadio, estamos en la mejor disposición de apoyarlos. Si decidieran no renovar el contrato de arrendamiento, evaluaremos la posibilidad de construir un nuevo estadio o mudarnos a otro. Lo único seguro es que Cruz Azul no tiene contemplado jugar fuera de la Ciudad de México”, indicó.

Uso de suelo, un reto en la capital

El delegado Christian von Roehrich comentó que en la Ciudad de México urge la actualización del Programa Desarrollo Urbano, porque no se hace desde el 2003 en la capital y desde 2005 en la Benito Juárez.

Adelantó que el siguiente año harán una consulta ciudadana para modificar el programa, porque “ya estuvo bien de estar violando el uso de suelo”, y se pueda consolidar una zona comercial, respetar las zonas habitacional y contar con las zonas de oficinas bien definidas.

“Vemos que cualquier calle parece pueblito: hay una tienda, al lado un edificio, un kínder…y no se ordena el uso de suelo. Vemos algunos polígonos de las zonas de la delegación en casos y debemos que verlas de manera integral”, declaró.

 

Comentarios