[VIDEO] Empleada con discapacidad denuncia discriminación laboral en Semovi

Esthela tiene enanismo y aunque eso no le impide realizar su trabajo, en Semovi es víctima de discriminación y hostigamiento laboral.

Esthela Patiño Tovar se desempeña como auxiliar administrativo en el área de control de placas de la Secretaría de Movilidad de la CDMX (Semovi), tiene enanismo y aunque eso no le impide realizar su trabajo, es víctima de hostigamiento y discriminación.

Ella llegó a la dependencia la administración pasada como parte del Programa de Inclusión Laboral de Personas con Discapacidad,  pero denunció que la nueva administración busca removerla de su cargo debido a su discapacidad y condición física.

Explicó que hace varios meses, el subdirector de Control Vehicular, José Luis Rojo Acevedo, la presionó para que pidiera su cambio de área, retirándole tareas que ella realizaba sin mayor complicación.

Entre sus funciones se encontraba la contestación de oficios para la Dirección de Registro Público de Transporte y representantes legales de otras dependencias, así como la captura de líneas de devolución en trámites vehiculares y apoyo a secretarias y subdirectores de dicha adscripción.

Más tarde, con la llegada del nuevo Gobierno, a ella le fue encomendada la capacitación del personal de nuevo ingreso, instrucción que ella asegura cumplió sin ningún problema durante un mes.

Foto: Paola-Martínez

Pero con el tiempo comenzó a notar que su jefe le quitaba actividades que ella realizaba todo el tiempo, sin que por ello le diera una explicación al respecto. Incluso, algunas de sus compañeras tenían instrucciones de evitar que las ayudara con el trabajo diario.

Finalmente, Esthela fue invitada por el mismo Rojo Acevedo a su oficina. Ahí le informó que debía reportarse al área de Recursos Humanos por inactividad laboral.

Me tiene arrinconada, abandonada. Me ignora. No me deja hacer nada y no me da más actividades. Yo no tengo la culpa. Él es el que me está limitando y me está discriminando”, comentó.

Al cuestionarlo sobre los motivos, argumentó que ella no realizaba ninguna tarea desde el mediodía hasta las tres de la tarde, por lo que tenía dos opciones: esperar un oficio firmado por el Director General de Licencias y Operación de Transporte Vehicular, Carlos Augusto Morales, o presentarse ‘voluntariamente’ a Recursos Humanos.

Se me hace injusto que me ponga a disposición si él mismo me está quitando actividades labores y no me permite ayudarles a los demás: no quiere que conteste el teléfono, no quiere que le ayude a archivar, sólo me dice no, no, no.

Esthela se negó y decidió consultar a su sindicato, la sección 25 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Ciudad de México, mismo que le aconsejó hablar con el director Carlos Augusto, con quien espera acordar una reunión.

Te sugerimos: Grandes obstáculos para gente pequeña

Semovi se deslinda

El pasado 29 de mayo, Esthela levantó un acta ante la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México en la que denunciaba su situación.

Dentro del acta también se da parte al Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la Ciudad de México (Copred), así como a la Secretaría de la Contraloría General.

Posteriormente, el área de Asuntos Jurídicos de la Semovi contestó la notificación emitida por la Comisión de Derechos Humanos.

En su respuesta asegura que no se trata de un caso de discriminación, sino de “cambios realizados por disposición de estructura”, tanto es así que hay otras dos personas con discapacidad laborando en la misma adscripción.

Esthela asegura que esto último es mentira, pues en la Subdirección de Control Vehicular sólo ella tiene una discapacidad. Sus otros compañeros laboran en otras áreas administrativas.

De acuerdo con el delegado de su sección sindical, Jorge Arenas, existen tres asuntos similares al de Esthela relacionados con el subdirector Rojo Acevedo, en los que pone a disposición de recursos humanos a más empleados de la secretaría.

Un ambiente hostil

Esthela asegura que el ambiente en su trabajo ya es incómodo e inestable, pues no sabe qué pasará a partir de ahora.

El ambiente ya es algo inestable, no sabes si te va a llegar la notificación o que es lo que va pasar contigo. Siempre estoy con los nervios y me siento mal. Para mí es pesado.

Aseguró que su jefe no le habla y por medio de otra persona le hace llegar los expedientes que debe responder.

Si no le gusta tener gente con discapacidad pues por lo menos que hable claro. Que no tome este tipo de acciones que son discriminatorias y de hostigamiento laboral”, concluyó.

 

Foto: Paola-Martínez

 

TE INTERESA