Vecinos cierran simbólicamente Patio Tlalpan

30 enero 2017 12:40 pm

Vecinos del pueblo originario de Santa Úrsula Xitla clausuraron de manera simbólica la obra del centro comercial Patio Tlalpan, ante la negativa de la delegada, Claudia Shinbaum y el juez 16 de atender sus demandas.

Margarita Guevara, vecina de Santa Úrsula, informó que el Juez 16 en Materia Administrativa del Poder Judicial de la Federación negó el amparo para defender los derechos humanos de los pobladores del pueblo originario como son a una consulta libre e informada, al agua, libre tránsito y movilidad.

En ese sentido, Javier Méndez, también vecino del pueblo originario, explicó que la negativa del juez 16 les abre la posibilidad de acudir a un tribunal colegiado, ya que confía en que la delegada mantenga la suspensión de la obra, a cargo de Grupo México Retail, cuyo presidente es Jerónimo Gerard Rivero, cuñado del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.

Sin embargo esta casa editorial constató que pese a que la obra tiene sellos de suspensión, había gente laborando en las instalaciones del centro comercial que contempla 10 mil cajones de estacionamientos y 400 mil litros de agua diarios, en una zona donde habitan 20 colonias con problemas de abastecimiento de agua.

“Confiamos en el Poder Judicial porque nuestras demandas como pueblo originario son legítimas. Habitamos una zona expropiada por Lázaro Cárdenas que previó el cuidado de los recursos naturales, por ello la ley está de nuestro lado para defender nuestro derecho al agua y la libre desarrollo de nuestra identidad”, detalló Guevara.

Además, denunció que para construir este complejo comercial se talaron 500 árboles y se derrumbó la antigua clínica de San Rafael, sin un permiso especial del INBA.

Vecinos afirmaron que las afectaciones que traería Patio Tlalpan de aperturarse son problemas en vialidad, de agua, movilidad, ya que la avenida Insurgentes tiene problemas de circulación por la salida a Cuernavaca y hay colonias que por tres semanas no tienen agua.

Indicaron que la delegada Claudia Shinbaum aceptó que sí habrá un impacto de drenaje, agua y movilidad pero al final está apoyando a los desarrolladores y demandó que este megaproyecto no se aperture y se utilice para otra actividad de carácter cultural para que no impacte negativamente a la comunidad.

 

 

Comentarios