Urge presupuesto para cuidar árboles del DF, dice experto; se destina menos del 1%

Por Rafael…

Por Rafael Montes

@rafagaonline

Los árboles de la Ciudad de México requieren atención prioritaria en tres aspectos: un estudio sobre las condiciones de riesgo en las que se encuentran, una evaluación profunda de la invasión de muérdago y el cuidado integral de los suelos en donde están plantados.

Así lo consideró Daniel Rivas, fundador de la Asociación Mexicana de Arboricultura, quien en entrevista con ElBigDataMx aseguró que en el Distrito Federal, los árboles están abandonados y no se les destina el presupuesto adecuado ni se les brindan los cuidados necesarios.

Ayer, la asociación civil Ecos, Voces y Acciones presentó un estudio sobre la inversión que en los últimos cinco años ha destinado cada gobierno delegacional al mantenimiento y preservación de áreas verdes en la ciudad.

El estudio reveló que solo la delegación Miguel Hidalgo destina el cinco por ciento de su presupuesto total delegacional al cuidado de áreas verdes, mientras que en el resto de las demarcaciones, los recursos son raquíticos.

Daniel Rivas, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana, coincidió en que los recursos destinados a los árboles urbanos son mínimos, pues en otros países, el dinero que se destina alcanza entre el cinco y el 10 por ciento de los presupuestos de los gobiernos locales.

El experto afirmó que en la ciudad es urgente destinar recursos para estudiar el nivel de riesgo en que se encuentra el arbolado, pues frecuentemente se caen por la falta de atención y cuidados.

Lo mismo para el muérdago, pues aunque es una plaga extendida en todo el DF, «tampoco se ha valorado ni se sabe ni cómo ni dónde está afectando más».

Sin embargo, el problema de mayor gravedad en la capital del país que identifica el académico es que los suelos en donde están plantados los árboles «no han sido atendidos adecuadamente, carecen de aire y minerales necesarios para la nutrición del arbolado».

ÁRBOLES, OLVIDADOS EN LAS DELEGACIONES

Pero en las delegaciones Azcapotzalco, Benito Juárez, Iztacalco, Iztapalapa y Tlalpan, las áreas verdes urbanas no son una prioridad en el presupuesto.

En esas demarcaciones, el presupuesto que se destina para cuidarlas es menor al uno por ciento del presupuesto total de la delegación.

Los datos fueron recabados por la organización a través de solicitudes de información vía transparencia y con la revisión de la cuenta pública de cada gobierno delegacional.

En 2014, Azcapotzalco destinó un millón 341 mil 467 pesos para áreas verdes; Benito Juárez, ocho millones 209 mil 176 pesos; Iztapalapa,  14 millones 335 mil 804 pesos; Magdalena Contreras, un millón 210 mil 880 pesos, un Xochimilco, 10 millones 285 mil 77 pesos.

Esas cifras representan, según Ecos, Voces y Acciones, menos del uno por ciento del presupuesto delegacional, que es la cantidad que como organización civil consideran que debe ser lo mínimo a destinar al cuidado de la superficie arbolada de cada demarcación.

La única demarcación en la que el presupuesto para áreas verdes es superior al cinco por ciento del presupuesto total delegacional es Miguel Hidalgo, en donde desde el 2009 existe una buena inversión en la materia.

En 2014 esa delegación invirtió cien millones 825 mil 645 pesos y es la cifra más alta en comparación con el resto de las 15 delegaciones.

El análisis hecho por Ecos también refleja que ninguna delegación tiene un plan de manejo o un programa específico para el mantenimiento y cuidado de sus áreas verdes.

Rivas afirmó que es necesario tener estudios técnicos para poder mejorar el conocimiento de los árboles y destinar los recursos que sean necesarios, de acuerdo con el deterioro que presenten.

Ecos, Voces y Acciones concluyó que «en la mayoría de los casos, no existen criterios ambientales o técnicos para determinar la asignación presupuestal anual, por lo regular cada año se asigna más o menos lo mismo que el año anterior sin considerar las necesidades fitosanitarias o biológicas de las áreas verdes».

Señaló que incluso, en algunos años casos como Benito Juárez se registra una notoria baja en su inversión, pues en seis años pasó de de 13 a 8 millones de pesos aproximadamente, mientras que Miguel Hidalgo subió su inversión de 86 a 100 millones de pesos, en el mismo periodo de análisis.

Cuauhtémoc e Iztapalapa presentan una inversión muy variable entre los años de estudio.

 

TE INTERESA