Scooters y bicis sin anclaje requieren carriles exclusivos o ciclovías más anchas: especialistas

El uso cada vez más frecuente de scooters y bicicletas plantea retos no sólo en cuando a su regulación, sino sobre la infraestructura que necesitan.

La irrupción de nuevos servicios de movilidad no motorizada como los scooters eléctricos requiere replantear el tipo de infraestructura y de organización del espacio público para permitir la convivencia segura, consideró Víctor Alvarado, especialista en movilidad de SinTráfico.

Te sugerimos:  Necesaria la regulación para scooters eléctricos: expertos en movilidad

Entre colectivos y especialistas se discuten dos posibilidades: crear carriles exclusivos para la circulación de los medios no motorizados o hacer más anchas las ciclovías que ya existen en la capital.

Para Alvarado, el objetivo de repensar la infraestructura de la ciudad debe apuntar a ofrecer espacios seguros para que los nuevos usuarios de las vías circulen sin riesgo y se prevengan casos como el del usuario de Lime que murió atropellado en la madrugada del 3 de febrero pasado.

Te sugerimos: Sujeto atropella y mata a usuario de patín eléctrico en Avenida Chapultepec

“Muchos colectivos no se cansan de citar que hacen falta más ciclovías y más ciclovías, ese no es el camino adecuado, es infraestructura para la movilidad no motorizada para personas que andan en bicicletas, patines y monopatines. La ciudad necesita espacios para que las personas puedan convivir en dichos medios de transporte”, afirmó el especialista en movilidad de SinTráfico.

Por sui parte, Xavier Treviño, activista peatón y ciclista de Punto Céntrico, afirmó que para evitar más muertes, las calles tienen que ser diseñadas con base en las necesidades de todas las personas, no sólo de los automovilistas como lo hacen tradicionalmente las autoridades.

“Tú estableces la velocidad máxima dependiendo de las necesidades de todas las personas y tú ajustas el diseño a que no puedas ir a una velocidad alta. En las calles primarias deben tener una velocidad de 50 kilómetros máximo, las secundarias 40 y las zonas marcadas alrededor de centros de barrios o escuelas 20”, indicó.

El especialista consideró que el diseño de las calles debería apostar por un único carril, banquetas amplias y vueltas cerradas en las esquinas para obligar a que los automovilistas reduzcan la velocidad.

Respecto a los carriles para la movilidad no motorizada, indicó que las ciclovías deben ser ensanchadas del 1.80 metros, que actualmente tienen como medida, a 2.20 para que otros medios puedan convivir.

Treviño agregó que para que la estrategia de seguridad vial sea completa se necesita la implementación de fotocámaras que sancionen a los automovilistas que rebasen los límites de velocidad.

“No importa cuál sea sanción. Que haya y que cuando eso pase, quedé captado por una fotocámara”, consideró.

El activista aclaró que son los tres factores mencionados los que evitarán más muertes de usuarios de monopatines y bicicleta; diseño, velocidad y tecnología.

Treviño consideró que buenos ejemplos de carriles para movilidad no motorizada son la ciclovía de Nuevo León y la de Dakota, esta última delimitada por automóviles.

Te puede interesar:

[VIDEO] Perros se convierten en héroes al salvar a su dueña al ir por ayuda

Sujetos intentan asaltar microbús pero son baleados por agente de la PGJCDMX

[VIDEO] Así se dan ánimos hijas de Angélica Rivera tras divorcio de su madre con EPN

TE INTERESA