Propone Amieva crear brigadas de vigilancia en planteles de la UNAM

El objetivo de dichos grupos será brindar seguridad a la comunidad estudiantil.

El jefe del Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva, indicó que se llevarán a cabo brigadas de vigilancia en los perímetros de los planteles, y campus de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El mandatario aseguró que luego de reunirse con los familiares de los jóvenes afectados por las agresiones de grupos porriles, se consideró que la mejor aportación para proteger a la comunidad estudiantil de la máxima casa de estudios está en colaborar con las autoridades universitarias, a fin de hacer llegar los servicios y el apoyo a través de todas las instancias de gobierno y especificó que las acciones se coordinarán entre la Secretaría de Educación, el Instituto de la Juventud y la Procuraduría capitalina.

“Vamos a generar estas brigadas de presencia y vamos a continuar esta coordinación al interior, nosotros no vamos a ingresar, reitero, respetamos la autonomía de la Universidad pero vamos a coordinarnos para establecer esta información con las instancias universitarias respectivas.”, expresó.

El funcionario precisó que el principal alcance es el acompañamiento para que se denuncie cualquier acción de violencia, así como asesoría jurídica y el manejo del esquema de trabajo o de atención con los estudiantes y familiares, al tiempo que recordó que el esquema de operación de los grupos porriles inicia en las instalaciones de los diferentes planteles.

“Reitero, todo inicia cuando invitan a las jovencitas, a los jovencitos a un convivio. En el momento que llegan les dicen tú vas a ser mi novato, tú vas a ser mi novata y de ahí generan un esquema de control interno a través de quienes llaman “las encargadas o los encargados” que también son estudiantes y están vigilando al interior de los planteles qué es lo que hacen”, aseveró.

En cuanto al esquema de control externo, el jefe de Gobierno aseguró que estos grupos de choque se hace a través de personas que no son estudiantes.

“Ellos empiezan primero a solicitarles dinero, que van desde cantidades de 10 a 150 pesos a veces de manera diaria, que van dirigidos primero a la financiación de fiestas, en donde además hay contacto con otro tipo de sustancias, y les piden dinero para lo que ellos llaman “los jercos” que son los jerséis que utilizan para las actividades que tienen”, explicó.

José ramón Amieva enfatizó en el esquema de violencia física en el que se “castiga” a aquellos que no quieren realizar las actividades que los porros les dicen.

“Ponen, por ejemplo a dos jovencitos y les piden que tengan algún tipo de acto sexual, si se niegan los golpean con cinturones, los llevan sitios en donde les obligan a pasar frío, les dan descargas eléctricas”, finalizó.

Te puede interesar: 

Morena pide que Rosario Robles no quede impune tras corrupción en Sedesol y Sedatu

Gestión de Rosario Robles ‘saqueó’ 700 mdp a Sedesol y Sedatu

Estados Unidos conmemora el 17 aniversario del 11-S

JGR

TE INTERESA