Persiste operativo contra los comerciantes “toreros”

4 enero 2017 7:15 pm

Pedro es un chico de 19 años que se dedica al comercio informal en calles del Centro de la Ciudad de México. Él es parte de los más de 6 mil “toreros” que evaden los operativos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPDF) para seguir vendiendo en calles como Correo Mayor, Moneda, 5 de Mayo y Moneda.

Se acerca el Día de Reyes y las calles del primer cuadro de la ciudad pululan de madres y padres, quienes vienen al Centro para verificar cuál será el regalo perfecto que pidieron sus pequeños. Mientras, varias camionetas de la SSPDF realizan rondínes recogiendo y capturando a los comerciantes ambulantes que no alcanzaron a guardar sus mercancías en los locales.

Pedro narró a El Big Data Mx que en un día aproximadamente se quitan y ponen más de 30 veces “toreando” a la famosa “barredora”, que es como le llaman al operativo de elementos policíacos destinados a incautar mercancía o remitir al Ministerio Público (MP) a los ambulantes.

“En este oficio hay de dos: o te roban tu mercancía y es perder todo lo invertido, pues hay gente que apuesta todo lo que tiene para vender en estas fechas, o te vas al MP 36 horas o pagas tus 200 pesos por la falta administrativa”, comentó en entrevista.

Además aseguró que todos los comerciantes pagan una cuota para que los dejen trabajar, pero hay días, dijo, en que sólo se los permiten algunas horas y otras se la pasan dando recorridos a pie los policías.

Cabe recordar que el año pasado la secretaria de Gobierno capitalino, Patricia Mercado, implantó un operativo de mil 200 elementos para inhibir el retorno de 800 comerciantes informales en el Primer Cuadro de la ciudad, pues se construyeron 45 plazas donde pueden ofertar sus productos.

Mientras Pedro coloca las ligas de colores para sostener el cabello una y otra vez sobre una manta azul, uniformados pasan con cascos y radios mirando donde la gente los torea. Los chiflidos de mentadas de madre parece no inmutar a los policías que como cuidándose se reúnen en la esquina de Moneda y Correo Mayor esperando el nuevo golpe contra el comercio informal.

Comentarios