¡Olvidado por años! El Monumento a la Revolución pierde su brillo

Foto: José Luis Villa

En 2010, el Gobierno local gastó 368 mdp para remodelar el Monumento a la Revolución y la Plaza de la República, hoy, el espacio está abandonado.

El esplendor de la remodelación que devolvió el brillo al Monumento a la Revolución y a la Plaza de la República en 2010 se desvanece con rapidez.

Al menos dos administraciones han pasado desde que el Monumento a la Revolución y el entorno de la Plaza de la República fueron remodelados integralmente para las celebraciones del Centenario de la Revolución Mexicana; tiempo en el que este espacio público ha sido abandonado nuevamente a su degradación.

Los trabajos costaron 368 millones de pesos al entonces Gobierno del Distrito Federal, mismos que poco a poco han perdido la plusvalía que imprimieron a la zona debido a la falta de mantenimiento.

Prácticamente todos los paso peatonales tienen daños y losas fracturadas. Foto: José Luis Villa.

Sus calles poco a poco han perdido el brillo y ahora permanecen con daños que rompen con su vocación histórica y ubicación estratégica como la ‘puerta’ de acceso al corredor turístico de avenida Juárez y la peatonal Francisco I. Madero.

Leer más: Darán ‘nueva vida’ al Centro Histórico con plan integral

Para el consultor en políticas públicas y especialista en espacio público, Roberto Remes, que las autoridades inviertan en proyectos de mejora urbana, como lo hicieron en esta plaza, y luego los dejen en el abandono limita el potencial de plusvalía que las intervenciones pueden generar para la ciudad y sus comunidades.

Remes conoce el terreno, pues no sólo fue el titular de la Autoridad del Espacio Público (AEP) durante la administración pasada, sino que su oficina estuvo justo frente a la Plaza de la República hasta antes del sismo del 19 de septiembre de 2017.

“Si se invirtió en hacer bien una obra, con criterios internacionales para tratar de darle una muy buena fisonomía, si se debe cuidar que se mantenga así porque es lo que te va a mantener los beneficios que planeaste”, consideró.

Te sugerimos: Gobierno de la CDMX pagó pensiones a 20 mil viejitos ¡Que ya habían muerto!

El ex funcionario recordó que el espacio público de la Plaza de la República contaba con presupuesto para su mantenimiento; sin embargo, los cambios administrativos y la transferencia de facultades a la Agencia de Gestión Urbana (AGU), quitaron a la oficina que encabezaba esta responsabilidad.

El urbanista recordó que cuando asumió la dirección de la AEP gestionó en redes sociales una denuncia sobre que dos hileras de la fuente central de la explanada del Monumento a la Revolución no funcionaban debido a filtraciones que afectaban al Museo de la Revolución.

“Al transferir los recursos a la AGU el mantenimiento se atendió en los somero: se barrió, se prendieron las luces y las fuentes, pero no vamos a reparar cada vez que se rompa una pieza y es un problema”, apuntó el llamado Rey Peatón.

Remes agregó que en general, la zona central de la ciudad afronta un proceso de abandono que, consideró, es producto de la falta de una estrategia financiera para garantizar que los espacios en los que se invirtió dinero público para su mejora, no sigan degradándose.

Para el rescate del Monumento a la Revolución y la Plaza de la República se invirtieron 368 millones de pesos. Foto: José Luis Villa

-Destellos del abandono-

Caminar por las aceras de las laterales de la Plaza de la República, alrededor del Monumento a la Revolución, se ha convertido en un paseo peligroso, por la falta de señalización peatonal y los daños en la infraestructura.

Las banquetas ubicadas en el costado sur de la plaza, entre las calles de Lafragua y Ezequiel Montes, a unos metros de avenida Insurgentes Norte, permanecen rotas, luego de meses en los que la Comisión Federal de Electricidad realizó trabajos para instalar registros o ductos como parte de la modernización de la Red Eléctrica Subterránea del Paseo de la Reforma.

Foto: José Luis Villa

Las obras fueron anunciadas por la paraestatal en marzo de 2016 y a la fecha, algunos tramos de banqueta permanecen abiertos, con losas rotas o fracturadas y con montículos de materiales que han deformado el trazo del paso peatonal.

Uno de los tramos más afectados y con riesgo para los peatones es el ubicado entre Lafragua e Ignacio Ramírez, en donde las piezas prefabricadas de cemento gris y blanco, con agregados de mármol y piedras de Oaxaca fueron destruidas y no han sido repuestas.

Foto: José Luis Villa

El cruce peatonal en Ignacio Ramírez y el circuito Plaza de la República prácticamente desapareció; en un recorrido realizado por El Big Data se constató que en este punto no existe un semáforo peatonal en operación y los bolardos que delimitaban las áreas de espera fueron arrancados.

Los tres bolardos que quedan, además de presentar daños visibles, no alcanzan a delimitar el área peatonal, por lo que algunos automovilistas lo aprovechan para invadir el cruce para dar vuelta en “U”.

Foto: José Luis Villa

Durante el recorrido se observó que además de la falta de infraestructura peatonal, el cruce está dañado, las losas de cemento permanecen rotas y provocan que las personas tropiecen al cruzar la calle.

La ciclovía ubicada en el costado derecho de Ignacio Ramírez también se observó con daños y olvido, pues el asfalto muestra ya desgaste y fracturas, además de que el balizado prácticamente está borrado.

Prácticamente las 44 jardineras que rodean la Plaza de la República en sus laterales perdieron las plantas de sobra que fueron sembradas durante la remodelación y ahora son únicamente cajones de tierra.

Foto: José Luis Villa

La herrería que delimita estas áreas verdes también presenta diversos daños y deformaciones; en algunos casos, los tubulares están rotos.

-Expulsan al peatón poco a poco-

El oasis peatonal que es la Plaza de la República y el Monumento a la Revolución contrasta con el riesgo que los paseantes afrontan en los espacios laterales, invadidos por vehículos, motocicletas y sin infraestructura que delimite las banquetas.

Foto: José Luis Villa

La esquina de Ignacio L. Vallarta es utilizada como estacionamiento para la menos una docena de motocicletas, que apenas abren un pequeño espacio para el cruce de peatones; en este punto, la falta de bolardos no solo es constante, sino que en la banqueta, las varillas que los fijaban quedaron expuestas.

El olvido y la falta de mantenimiento de este espacio público también es notorio en las banquetas del ala norte; principalmente en los cruceros en los que avanzan los autobuses de la Línea 4 del Metrobús.

Foto: José Luis Villa

En Ponciano Arriaga los daños en las banquetas son notorios con losas de concreto fracturadas y deformaciones en las juntas entre el circuito Plaza de la República debido al peso de las unidades de la Línea 4. Este tipo de daños también son notorios en el cruce peatonal de Miguel Ramos Arizpe.

Pero el olvido también comienza a ser notorio en la explanada del Monumento a la Revolución, en donde al menos 24 expulsores de agua de la fuente danzante ya no funcionan; además de que el cristal panorámico ubicado en el ala oriente de la estructura principal se observa opaco y sucio.

Foto: José Luis Villa

-Historia de abandono-

La Plaza de la República y el Monumento a la Revolución forman parte de un proyecto de “paseo nacional” que se puso en marcha durante el último tercio del Gobierno de Marcelo Ebrard, ahora secretario de Relaciones Exteriores.

La restauración de este espacio público conectaría con la remodelación de la Alameda Central, también en proceso de abandono, avenida Juárez, con banquetas dañadas y zonas invadidas por ambulantes e indigentes, la peatonal Madero, tomada por manteros, voceadores y botargas callejeras, el Zócalo, el barrio de La Merced y la Cámara de Diputados.

Además del uso masivo que la explanada del Monumento a la Revolución tuvo desde su remodelación, con foco en la fuente danzarina, este espacio ha afrontado invasiones, como la que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) mantuvo en 2013.

El campamento de la CNTE obligó a que la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) planificara un segundo rescate debido a los daños que los maestros provocaron en la infraestructura del espacio público.

Te puede interesar:

Oculta la UACM información sobre uso de 300 mdp en ‘obras fantasma’ o mal hechas

[VIDEO] Águila ‘ataca’ a una niña y su madre se burla en el Zócalo

Tristes mensajes de papás a los que las mamás no les dejan ver a sus hijos

TE INTERESA