Piden atender la desigualdad del trabajo doméstico

22 julio 2016 2:59 pm

Por Eduardo Suárez

En México las mujeres dedican el 32.3% de su tiempo al trabajo pagado y el 65% al trabajo no remunerado en el hogar, en contraste, los hombres dedican 72% a su empleo y 22% a casa respectivamente, indicó la senadora Martha Tagle Martínez, durante la inauguración del Foro Trabajo doméstico y economía del cuidado. Una tarea pendiente para la política pública.

Tagle Martínez agradeció el esfuerzo de las mujeres que se dieron cita en la Cámara de Senadores, porque  tuvieron que dejar listas las labores de la casa, dejar al niño a la escuela y atender a su pareja, lo que representa la problemática de desigualdad entre las obligaciones de hombres y mujeres.

“Al trabajo doméstico no se le da su justo valor. Además los trabajadores domésticos remunerados no cuentan con seguridad social y México está en último lugar en América Latina en seguridad social de este sector, pues solo 0.1% cuenta con esos derechos en comparación con Chile y Ecuador que tienen hasta un 40% de cobertura”, dijo.

Y añadió que por eso en la Cámara se puso un punto de acuerdo para que el gobierno de la República ratifique el Convenio 185 de la OIT y las trabajadoras del hogar cuenten con derechos sociales.

Por su parte, Amalia García, secretaria de trabajo y fomento al empleo, declaró que los retos que tiene México en el tema es visibilizar la importancia del trabajo de cuidado remunerado y no remunerado que se hace en el hogar.

“Debemos insistir que se visibilicen y valoren los trabajos que las mujeres hacemos en el hogar; la noción de la economía del cuidado ha contribuido a actualizar el debate sobre la desigualdad entre hombres y mujeres”, explicó.

Abundó que de acuerdo con datos del INEGI, el trabajo no remunerado en los hogares mexicanos representa aproximadamente el 24% del PIB.

En ese sentido, Teresa Inchaústegui Romero, titular de Inmujeres de la Ciudad de México, dijo que se necesita más igualdad  y obligaciones repartidas no sólo de manera individual entre hombre y mujeres, sino también entre el Estado, empleadores y familias.

“‘Cuidadanía significa que todos hemos sido cuidados y tenemos la obligación de cuidar“, enfatizó Inchausttegui , quien rememoró la importancia histórica de la búsqueda de igualdad de género y empoderamiento de las mueres en el mercado laboral.

En la conferencia magistral, Paulina Grobet, de ONU Mujeres y especialista en temas de género sentenció que el trabajo del hogar no está corresponsabilizado.

“El trabajo doméstico es una de las dimensiones menos reconocidas de la contribución de las mujeres en la supervivencia de los hogares. La paradoja que persiste es que tenemos a las mujeres con mayores estudios y talento en la historia, y la igualdad en los hechos está muy lejos de verse realizada”, aceptó.

Grobet auguró que en ONU mujeres calculan que se necesitarían 80 años para lograr la igualdad de género en el trabajo y más de 75 años en la igualdad de remuneración.

Participa y Comenta