Necesario hacer pruebas psicométricas completas a padres en proceso de divorcio: especialista

23 junio 2017 1:24 pm

Redacción El Big Data

Por:

Renovando la experiencia de informarte

Los Juzgados de lo Familiar deberían contemplar pruebas psicométricas completas para los padres durante un proceso de divorcio y de disputa por la custodia de los hijos y con ello evitar que se repitan casos como el de Mireya, mujer que mató a sus tres hijos y luego se suicidó.

De acuerdo con la doctora Investigación Psicoanalítica y Psicoanalista de Adolescentes y Adultos por el Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social (IIPCS), Vanessa Nahoul, este tipo de pruebas permitirían detectar si alguno de los progenitores representa un riesgo para los menores.

Luego de perder la custodia de sus hijos, Mireya Agraz Cortés, quien había acusado a su ex esposo de abuso sexual contra los menores, mató a sus tres hijos y padre, para después suicidarse.

Leer más¿Qué pasó en el caso Mireya? La mujer que mató a sus hijos

Para la especialista, el cuadro psicológico de Mireya –de acuerdo a las evaluaciones hechas por el Juzgado Décimo Primero de lo Familiar–, muestra una mujer deprimida, pero agresiva.

De esta manera, de haberse realizado pruebas psicométricas completas se habría detectado y las autoridades hubieran puesto a los menores a salvo.

Cuestionada sobre este caso que polarizó a la opinión pública, Vanessa Nahoul indicó que lo importante es identificar las señales que manifiestan los menores que son víctimas de abuso sexual:

-Pesadillas, terrores nocturnos, se vuelven tímidos o agresivos, están desconcentrados, su mirada se torna perdida y se aíslan. Físicamente presentan heridas o sangrados.

“Es importante que los padres escuchen a sus hijos cuando manifiestan que alguien los está tocando o agrediendo, pues un menor difícilmente va a inventar una situación como ésta porque no tiene un contexto previo, a menos que se encuentre bajo el influjo de un adulto”, explicó la especialista.

En el caso de los hijos de Mireya, las autoridades establecieron que no se pudo comprobar el abuso sexual por parte del padre y que los menores presentaban el Síndrome de Alineación Parental, incluido en el Código Civil capitalino, y que establece que hubo estrategias por parte de un progenitor para ejercer influencia en el pensamiento de los hijos con la intención de destruir la relación con el otro progenitor.

Cabe mencionar que este síndrome no es avalado por la Organización Mundial de la Salud, aunque Nahoul indicó que sí existen padres que tratan de poner a sus hijos en contra del otro progenitor, dañando principalmente a los menores.

La especialista en menores señaló que la principal recomendación en caso de sospechar un abuso sexual contra un menor es la comunicación, no descalificar lo que exprese el menor.

A medida de prevención sugiere que se le diga a los niños que no guarden secretos, que nadie puede tocarlos, ni pedirles que se desnuden o hacer cosas que los hagan sentir incómodos.

Comentarios