Iztapalapa recupera predio en disputa para panteón en Culhuacán

22 diciembre 2017 5:48 pm

La noche de este jueves, Iztapalapa recuperó el predio destinado para panteón civil del pueblo de Culhuacán, que estaba invadido por un grupo de personas, que presuntamente pertenecen a la Alianza de Barrios.

El desalojo se llevó a cabo por la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México. El Gobierno delegacional inició las obras para cercar el inmueble.

De acuerdo con la versión oficial, dicho inmueble fue asignado a la delegación Iztapalapa por el Gobierno de la Ciudad de México para el panteón del pueblo de Culhuacán, pero fue invadido por un grupo de personas, por lo que inició el procedimiento legal en el que las autoridades delegacionales acreditaron tener la razón y por eso el agente del Ministerio Público ordenó el desalojo de los ocupantes.

El representante social integró una carpeta de investigación y determinó ordenar la restitución del predio de siete mil 500 metros cuadrados a favor de la delegación, lo que implicaba desalojar a quien lo ocupara ilegalmente.

La administración local declaró que quienes estaban dentro del inmueble fueron notificados de que deberían salir y se les permitió retirar sus objetos personales.  

La jefa delegacional, Dione Anguiano Flores, supervisó la recuperación del predio para realizar la construcción del cementerio, y para lo cual se tiene asignado un presupuesto de 10 millones de pesos, en beneficio para beneficio de todos los habitantes del pueblo de Culhuacán.

“Tenemos todos los requisitos y permisos para poder recuperar esta propiedad pública, lo cual estamos haciendo en apego estricto a la legalidad y con respeto pleno a los derechos, por lo que hoy estamos dando inicio a la construcción de esta obra en beneficio de toda la comunidad de Culhuacán”, afirmó.

Los ocupantes ilegales del inmueble, ubicado en la esquina de avenida Tláhuac y Calle E, en el pueblo de Culhuacán, ya habían edificado ilegalmente un teocalli, espacio que presuntamente pretendían emplear para ceremonias luctuosas; así como una vivienda de aproximadamente 100 metros cuadrados con varias habitaciones, incluida habilitada como cocina y un baño con loseta en el piso.

Según los reportes de la delegación, al interior de esa vivienda se encontraron latas vacías de bebidas alcohólicas e incluso un par de ratones muertos, pegados a una trampa, lo que revela el uso que presuntamente le daban a la construcción y las condiciones en que estaba.

A la llegada de las autoridades al predio, se encontraban aproximadamente 20 personas, a quienes se notificó que debían desocupar el lugar y se les dio tiempo suficiente para retirar sus artículos personales, lo cual realizaron. También fueron sacados dos vehículos que estaban dentro del terreno del panteón.

Una vez que los ocupantes terminaron de sacar sus cosas comenzó simultáneamente la demolición de las construcciones que efectuaron ilegalmente y comenzó el cercado del inmueble con tubos de material denominado PTR y láminas galvanizadas, como primer paso del acondicionamiento para utilizarlo como panteón.

Comentarios