Inservibles y sin uso; ‘desperdician’ 13 mdp para bebederos en la CDMX

Los bebederos nunca recibieron mantenimiento y en algunos casos fueron usados por algunas personas como fuentes para lavar ropa.

Los 13 millones 60 mil pesos que invirtió el Gobierno de la Ciudad de México en la compra de bebederos para parques públicos se fueron por un tubo.

La administración del ex jefe de Gobierno y ahora senador, Miguel Ángel Mancera, adquirió 230 bebederos de agua que tuvieron un costo de 57 mil 122 pesos por unidad, y ahora se encuentran inservibles.

Los despachadores de agua potable fueron instalados en parques públicos de las 16 alcaldías en la ciudad, pero desde 2015 no se les ha dado mantenimiento y ahora no sirven para dispensar agua.

La intención de colocar los bebederos era combatir la obesidad para que la gente pudiera tomar agua sin necesidad de comprarla, y al mismo tiempo garantizar el derecho humano al líquido.

Durante un recorrido por la Alameda Central, donde hay cuatro bebederos se constató que en ninguno de ellos sale agua, lo mismo pasa en las fuentes que se instalaron en el parque de bolsillo frente al Antiguo Palacio del Ayuntamiento en el Centro Histórico.

En el mismo estado se encuentra el bebedero instalado en el parque de los Periodistas, en la alcaldía Venustiano Carranza, donde los vecinos acusan que los bebederos eran usados por los indigentes para lavar sus ropas por lo que no se les dio un uso adecuado.

“Los bebederos sí eran usados por muchos deportistas que vienen a ejercitarse, muchos chavos se la pasaban haciendo barra y tomaban directamente del grifo o llenaban sus botellas, pero también había indigentes que lo usaban como lavadero, a la gente no le gustó y los dejaron de usar porque se veían muy sucios, ahora ya no les sale ni gota de agua”, relató Juan Roca, vecino de la zona.

Aunque la administración de Mancera traspasó la supervisión y mantenimiento de los bebederos a las entonces delegaciones, éstas jamás les dieron mantenimiento.

Leer más: Estrenan 230 bebederos en sitios públicos capitalinos

Mediante un decreto que se publicó en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México el 23 de marzo del 2015, la administración anterior modificó la Ley de Aguas del DF para garantizar la distribución del líquido de forma gratuita.

El artículo 18 de dicha ley establece que las alcaldías deben instalar bebederos en los parques ubicados en sus territorios, así como en sus oficinas administrativas, les mismo modo tienen la responsabilidad de darles mantenimiento y monitorear la calidad del agua potable con el apoyo de la Secretaría de Salud.

-Desconocen ampliación de bebederos-

Debido a que no se sabe cuántos bebederos adicionales se instalaron a los que colocó el Gobierno de la Ciudad de México ni el mantenimiento que han tenido, la diputada del Partido Verde Ecologista de México, Teresa Ramos, subió un punto de acuerdo en el Congreso local para que las alcaldías proporcionen esta información.

Ramos pidió vía transparencia la información sobre la ubicación y estado de los bebederos ubicados en sus territorios; sin embargo, las alcaldías respondieron en su mayoría que desconocían los datos solicitados y remitieron la respuesta al Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex).

Las únicas alcaldías que sí dieron una respuesta, aunque parcial fueron Benito Juárez que detalló que de los 32 bebederos instalados, cuatro se encuentran en el parque Luis G. Urbina y los 28 restantes fueron retirados sin mencionar los motivos.

Mientras que la alcaldía Venustiano Carranza respondió que de los 12 bebederos que fueron instalados, diez están fuera de servicio, uno en el parque Chiapas y otro en la puerta dos de Ciudad Deportiva.

Por su parte Coyoacán informó que se colocaron 22 bebederos y seis de ellos están fuera de operación.

-Bebederos tienen poca aceptación-

Debido a que no cuentan con ningún filtro, los 230 bebederos que instaló la administración de Mancera, tienen poca aceptación por la gente que llegó a beber de ellos.

Personas consultadas por El Big Data coincidieron en que el agua que salía de los bebederos tenía mal sabor y en algunas ocasiones les provocó malestares.

Durante la instalación de los bebederos el entonces director general del Sacmex, Ramón Aguirre, aseguró que las despachadoras estaban conectadas directamente de la red de agua potable de la Ciudad de México.

Aunque se trata de agua sin purificar, Aguirre aseguró que el agua en la ciudad cumple con la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994 que establece los límites permisibles de calidad y los tratamientos de potabilización del agua para uso y consumo humano.

De acuerdo con el ex funcionario, 88% de los capitalinos recibe agua potable en sus domicilios que se somete a 49 pruebas de laboratorio donde se avala que es apta para el consumo humano.

Te puede interesar:

[VIDEO] Rescatan a niña de productor de pornografía infantil en Toluca

Padre descubre a chofer de Uber mientras violaba a su hija

‘Hiena de Chilpancingo’ golpeaba a su bebé porque le recordaba al papá

TE INTERESA