[HISTORIA] Xochimilco, paraíso de la venta de alcohol a menores de edad

No hay autoridad que vigile que vinaterías o expendios de cerveza cerca de los embarcaderos no vendan alcohol a menores

Tres chicas de no más de 17 años entran a la tienda abarrotes Boos, ubicada muy cerca del Embarcadero Nativitas de Xochimilco.  La que tiene una cara más infantil que las demás pide una bolsa de hielos, mientras otra de ellas pregunta cuánto cuesta la botella de tequila de un litro, el encargado da el precio y la tercer chica asienta con la cabeza, ellas comienzan a sacar sus carteras y monederos para juntar el dinero y hacer las compras.

Vasos, botanas, refresco, hielos y un «rancho escondido» están listos en el mostrador para meterse en bolsas de plástico, el encargado no pide a ninguna de ellas   jóvenes que acrediten la mayoría de edad para poder venderles alcohol, éste es un caso muy recurrente que se vive en las siete tiendas que se encuentran en la calle del mercado, del Embarcadero de Nativitas.

Leer: Con policías y tanquetas impiden megafiesta ‘Proyecto X’ en trajineras de Xochimilco

En este lugar todos los fines de semana y principalmente los viernes, jóvenes de preparatoria y diferentes universidades acuden a divertirse bebiendo alcohol en las trajineras, sin que haya una restricción para la venta a menores de edad en la zona.

Estas tiendas venden desde una lata de cerveza, botellas de brandy, ron, vodka y tequila, a cualquier persona que entre al establecimiento y pida, son los lugares donde se surten los chavos antes de empezar su diversión .

Ya en los canales una canoa con más de 10 jóvenes cantan los éxitos de música de banda y se escucha decir entre ellos «fondo, fondo, fondo», todos se llevan la lata a la boca hasta terminársela, mientras una embarcación pequeña les ofrece venderles un cartón de cerveza más, a lo que entre ellos se cuestionan si aun tienen «parque» para seguir bebiendo.

A no más de 200 metros se observa otra trajinera ofreciendo latas y cartones de cerveza, que llevan en tinas con hielo para que no se calienten.

Al terminar el viaje en la lancha una pareja desciende y se dirige hacía la trajinera  que vende las micheladas, una bebida muy socorrida sin restricción de venta a quien quiera comprarla, los chicos se sientan junto a otros en una jardinera mientras se toman su bebida.

Aun  costado de ellos se encuentra el módulo de la policía ribereña, que uno de los objetivos es inhibir el consumo de alcohol desmedido al interior de los canales de Xochimilco, tres elementos pasan junto a los adolescentes sin decir nada, uno de ellos voltea a verlos pero todo parece tan normal, sigue su camino trazado desde que saliódel módulo.

Cae la tarde en el lugar y los chavos aun siguen es su fiesta junto a los arcos, donde cada vez llegan más y más, festejando solo que es viernes y que traen dinero para gastarse en alcohol, alguno que otro se les escucha decir, «¿qué, de aquí a dónde?» por lo mientras este sigue siendo el punto de reunión para que ellos puedan beber sin que nadie cuestione si tienen la edad legal para hacerlo.

Te puede interesar: 

[VIDEO] Peatones de Xochimilco en peligro: desaparecen camellón de avenida principal

Hombre muere ahogado en embarcadero de Xochimilco

TE INTERESA