“Hay que empezar a hacer algo, compas”, ‘anarcos’ buscaron reventar las protestas en CU

Encapuchados que se identificaron como anarquistas bloquearon avenida Insurgentes y amagaron con violentar la protesta pacífica de estudiantes de la UNAM

Presuntos estudiantes, que vestían completamente de negro y con la cara cubierta, se organizaron a espaldas del edificio de Rectoría de Ciudad Universitaria para protestar de forma paralela con la comunidad estudiantil, que aún no terminaba de reunirse en las inmediaciones del inmueble.

Leer más: SON ACEPTABLES PETICIONES DEL CCH AZCAPOTZALCO: RECTORÍA DE LA UNAM

—¿y ahora? ¿Vamos a irnos a marchar hasta Los Pinos? Dijo uno de ellos mientras veía como poco a poco los estudiantes que se manifestaron para exigir seguridad en los planteles de la UNAM se dispersaban.

—’Nombre’ está bien lejos, lo más cercano aquí es una secretaria que ni nos sirve de nada tomar” le contestó su amigo.

Foto: Big_Data/ José_luis_Villa

No pasaron más de cinco minutos cuando los anarquistas intercambiaron miradas y se supo. Era el momento.

Tomaron los palos de plástico y madera, las piedras que previamente habían levantado y la manta que los diferenciaba del resto.

Con aparente maestría rompieron la malla que divide ambos sentidos de avenida Insurgentes, se ayudaban a pasar unos a otros hasta que alguien optó por derribarla.

El tráfico se detuvo y los conductores no tuvieron otra opción más que dar vuelta. Una automovilista tocó su claxon y les pidió que se movieran, al no ver resultado descendió del auto y los encaró. Con teléfono en mano y con palabras altisonantes agredió a una de las inconformes y esta respondió diciendo: “deja de ponerte tanto peróxido en la cabeza, te está dejando tonta”

Los pseudo estudiantes tomaron lo que estaba a su alcance para impedir a toda costa el paso de vehículos. Piedras de mayor tamaño, con las que amenazaban a los conductores y obstruyeron el paso junto a trafitambos.

Los alumnos que se retiraban del sitio veían a lo lejos, no se acercaron, hasta que dos de las encapuchadas sacaron de sus mochilas botellas de cristal que arrogaron al pavimento para dar el inicio oficial al disturbio.

Foto: Big_Data/ José_luis_Villa

Los pocos transeúntes se alarmaron y trataron de caminar lo más rápido posible para alejarse, aunque otros les hicieron frente.

Al fondo tres de los sin rostro aguardaban bajo la sombra de un árbol, veían donde dejar sus bicicletas antes de decidir si se sumarían a la causa.

“Vamos, hay que marcar ese señalamiento” propuso uno de ellos mientras que los otros se acercaron al frente para poner una bomba de humo de color y se mezclaron en el resto del grupo.

El rumor de su presencia llegó veloz hasta los inconformes que protestaban pacíficamente en las inmediaciones de la Rectoria, los más valientes se acercaron.

 —Dejen de hacer esto. Pedía un chico delgado de lentes.

—No nos grabes, no nos tomes fotos. Nosotros también estamos protestando dijo amenazante uno de los enmascarados.

—Por favor, tú no eres de la comunidad, hazme caso y retírense. Esto es pacífico, compa. Si quieres hacer tu desastre vete a otro sitio, estás manchando la imagen que queremos dar.

—Con mayor razón me quedo. Somos estudiantes y queremos lo mismo que ustedes, pero no estoy dispuesto a no hacer nada para que haya un cambio.

Foto: Big_Data/ José_luis_Villa

No, no todos eran agresivos, había algunos que amablemente pedían a sus compañeros que se retiraran sin llegar a los gritos.

Minuto a minuto se acercaban más personas, todas a la expectativa del momento en que las diferencias se hicieran mayores.

Los empujones e insultos llamaban cada vez más la atención, todos se cuidaban de aquellos que tenían cerca un palo.

Los helicópteros que sobrevolaban la zona no hacían más que asustar a los que creían que hoy, se daría otra matanza como la de 1968.

“Quítense, nos están estorbando” decía una de las anarquistas, la misma que había sido la primera en brincar la malla mientras ponía otra bomba de humo de color.

Los refuerzos pacíficos llegaron, se gritaban unos a otros, pero ninguno se retiraba. “las paredes se limpian, en cambio, lo que nos están haciendo no se borra con agua y jabón.”

Las nubes anunciaban que en cualquier momento podría llover, pero no les importó y continuaron.

“ya hay que empezar a hacer algo, compas” gritaban los tapados, aunque algunos pidieron un micrófono y expusieron a detalle porque habían cerrado la circulación.

Poco a poco se fueron cansando los participantes de ambos bandos y así como llegaron se retiraron del lugar.

Más sobre el tema:

#FueraPorros Estudiantes de la UNAM marchan para erradicar a golpeadores y frenar violencia

Vendedor de FES Aragón regaló alimentos a estudiantes que iban a marcha contra porros

Naomi salvó a su novio de ser asesinado por porros en CU

Indagará PGR agresiones de porros contra estudiantes en CU

[VIDEO] Al puro estilo del IPN; estudiantes de la UNAM ‘acordonan’ manifestación contra porros

[VIDEO] Estudiantes del IPN se suman a marcha de la UNAM contra porros

[VIDEO] Difunden momento en que porros inician ataque contra estudiantes de la UNAM

TE INTERESA

EL BIG DATA TV

Camila Cabello está nominada a 2 Grammys