¿En qué consiste la nueva Ley de Participación Ciudadana CDMX?

El dictamen fue avalado ayer y aborda temas desde la elección de integrantes de los comités, el presupuesto participativo y las consultas ciudadanas.

Este lunes el Congreso de la Ciudad de México aprobó la nueva Ley de Participación Ciudadana, la cual, de forma atípica, se publicó en la Gaceta Oficial de la CDMX tan sólo dos horas después.

La presión de grupos vecinales obligó a los diputados de Morena a rectificar algunos puntos polémicos.

En primer lugar, retiraron la propuesta de que los integrantes de las Comisiones de Participación Comunitaria fueran electos con una tómbola; ahora será por votación directa.

Foto: El Big Data Mx/José Luis Villa

Otra de las concesiones del grupo mayoritario, a lo que se habían negado en la sesión del viernes de la Comisión de Participación Ciudadana, fue el incremento al Presupuesto Participativo.

De esta manera, se incrementará paulatinamente de 3 a 4 el recurso que destinan las alcaldías para este rubro, el aumento será de .25% cada año.

En la ley se estableció que la Consulta para el Presupuesto Participativo del 2020 y 2021 y la elección de Comisiones de Participación Comunitaria, será el 15 de marzo del 2020.

La discusión se prolongó durante poco más de seis horas con más de un centenar de propuestas de modificaciones.

El presidente de la Comisión de Participación Ciudadana y responsable del dictamen, José Martín Padilla, presentó más de 20 modificaciones sobre la marcha.

Puntos cuestionables

Los diputados Jorge Gaviño, del PRD, y Guillermo Lerdo de Tejada, del PRI, denunciaron que en la ley se estableció una figura que no existe en la Constitución local: la Consulta Pública, mediante la cual los alcaldes o la Jefa de Gobierno pueden consultar programas, planes de desarrollo o políticas públicas.

“Genera demasiados márgenes –de acción– y discrecionalidad: se puede prestar a que sin participación del Instituto Electoral de la Ciudad de México, se hagan consultas para validar decisiones de gobierno”, sentenció Lerdo de Tejada.

Jorge Gaviño consideró que es muy grave que se dejara en manos del mismo gobierno realizar un sondeo del desempeño de todas las autoridades.

«Me parece que si es evaluación de funcionarios, no puede ser a través de plataforma de Gobierno. No se pueden autocalificar”, recalcó.

Y es que advirtió que se le dio demasiado poder a la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), que encabeza José Merino, ya que todos los datos de los procesos de participación ciudadana van a ser guardados en esa plataforma.

Foto: El Big Data Mx/José Luis Villa

“La ADIP va a ser un instrumento de control político, quieran o no quieran, ustedes –en referencia a la bancada de Morena– lo están armando, a futuro esa información va a ser de control político y nosotros no estamos de acuerdo”, dijo Gaviño en tribuna.

Indicó que para evitar esto, antes debió fortalecerse la plataforma del Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) para colocar allí los datos de los ciudadanos que participen en esos procesos, en lugar de colocarlos en una plataforma del Gobierno de la Ciudad de México.

Con información de Reforma y Excélsior

TE INTERESA