En opacidad, el recaudo que Airbnb deja por alquilar miles de cuartos en la CDMX

Urbanistas consideraron que transparentar el recaudo y enfocar una política pública para Airbnb evitaría el desplazamiento de vecinos en la CDMX.

La aplicación de alquileres Airbnb crece exponencialmente en la Ciudad de México sin que las autoridades transparenten el monto y destino específico de los impuestos que sus usuarios pagan por usar la aplicación.

A partir del 1 de junio 2017, Airbnb está obligada a retener a sus usuarios 3% del costo total de sus reservaciones por concepto de Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje y remitirlas a la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México.

El Big Data publicó que vecinos de la colonia Juárez han denunciado desplazamientos de residentes a causa del aumento del uso de propiedades alquiladas como Airbnb, debido a al alza en el costo de las rentas que se hacen inaccesibles.

Leer más: [VIDEO] La discreta forma en que Airbnb desterró a los habitantes de la colonia Juárez

Acusaron que inmobiliarias como Reurbano, de Grupo Kaluz, propician el desplazamiento de vecinos debido a la incertidumbre jurídica sobre las propiedades que habitan al redensificar los edificios y ofrecer parte de sus departamentos a la aplicación.

A dos años, el Gobierno de la Ciudad de México no ha transparentado la suma recaudada y tampoco ha especificado si esos recursos se han ejercido.

De acuerdo con especialistas consultados por El Big Data, debido a los posibles efectos que la aplicación puede tener en términos de limitación al acceso a la vivienda y aumento de gentrificación, el destino de los impuestos debería ser transparentado.

«No sabemos adónde se dirige esa parte de la recaudación. En otros países se puede usar ese impuesto para una bolsa o un fideicomiso de vivienda pública en zonas específicas, pero en la Ciudad no existe una política clara», dijo en entrevista Rosalba González, especialista en desarrollo urbano.

«Definitivamente hay una derrama económica hasta cierto punto positiva, pero el asunto es cómo regular los impactos negativos que podría llegar a tener», agregó.

Inmuebles en litigio son buscados por las inmobiliarias. Foto: Isaac López

De acuerdo con la base de datos Inside Airbnb, la capital cuenta con más de 17 mil 800 anuncios de casas, apartamentos y habitaciones privadas y compartidas disponibles a través de Airbnb, con un precio promedio por noche de mil 156 pesos.

Fuente: Baruch Sangines, con datos de Inside Airbnb / medium.com

Para el también urbanista, Federico Taboada, es indispensable transparentar el destino de las recaudaciones por Airbnb y abrir la discusión pública sobre la necesidad de aumentarlas e implementar nuevas regulaciones a la herramienta, como se ha hecho en ciudades como Nueva York y Barcelona.

«El impuesto actual es muy bajo y no tenemos claro qué se hace con él. ¿Va al presupuesto y se etiqueta para programas de vivienda? ¿Adónde se va?», cuestionó Taboada.

«Esto no se puede dejar al libre mercado porque si no, se fortalece la desigualdad. Hay que implementar una recaudación más fuerte, regular qué zonas, qué tipo de viviendas y cuántas unidades pueden arrendarse en este sistema», abundó.

Te puede interesar:

Con Ismael Figueroa fuera, dos grupos buscan el control sindical de los bomberos en la CDMX

Estos son los ‘abogados del diablo’ en México; defienden a narcos y políticos corruptos

[VIDEO] Dejan a un lado el vals, lo cambian por cumbias durante graduación de primaria

TE INTERESA