En el Tren Ligero hay vías con más de 100 años de antigüedad

El Servicio de Transportes Eléctricos busca consolidar un proyecto de renovación que incluya nueva flota, para el que necesita 2 mmdp.

La flota de Tren Ligero no sólo es vieja, 14 de los 28 trenes tienen más de 28 años de antigüedad; sino que sus instalaciones suman décadas, al menos seis kilómetros de vías, prácticamente la mitad de su recorrido, tienen más de 100 años de uso.

La línea de Taxqueña a Xochimilco operada por el Servicio de Transportes Eléctricos (STE) afronta las consecuencias de una política presupuesta que apostó por el rezago y falta de voluntad política para subsanarlo, aseguraron sus autoridades.

Hacia el término de la administración que arrancó el ahora senador Miguel Ángel Mancera, como jefe de Gobierno, el STE ha dado sus primeros pasos para empujar un proyecto que aumente la capacidad de transportación del Tren Ligero y avanzar hacia la mejora de su servicio.

“Ya está el estudio de ingeniería básica para aumentar la capacidad de la terminal Taxqueña y remodelarla para que tenga dos vías, tres andenes, también se contempla la compra de al menos diez trenes para que puedan acoplarse”, afirmó Juan José Reyes, director de Transportación del Tren Ligero, en entrevista con El Big Data.

Dicho proyecto, realizado en conjunto con el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, está basado en que todas las estaciones, excepto Taxqueña, miden 60 metros y podrían recibir a dos trenes, con lo cual se duplicaría la capacidad de transportación sin afectar los intervalos de llegada.

Además, existe el proyecto ejecutivo para que se haga la sustitución de las vías del Tramo 1, que va de Taxqueña a Estadio Azteca, y que incluye la compra de seis trenes.

“Es un proyecto muy grande que son seis kilómetros y lo que pretendemos es que no se suspenda el servicio, sería en la noches y podríamos tardarnos 18 meses”, detalló Reyes.

Debido a la antigüedad de las vías, los convoyes deben circular a una velocidad reducida de 35 a 40 kilómetros por hora, cuando 70 kilómetros por hora es la máxima, en el Tramo 1 para evitar un descarrilamiento como el que se presentó en junio pasado y los dos que tuvieron lugar en el mismo mes de 2017.

Por ello, el director de Transportación del STE consideró que es necesaria la sustitución de vías para prevenir accidentes.

Sin embargo, Reyes aceptó que hace falta voluntad política y presupuesto para concluir dicho plan y comenzar el que sigue.

“Puede haber presupuesto, pero por ejemplo, para el término de este ejercicio fiscal ya debemos empezar con la sustitución de vías pero tanto por cuestiones presupuestales como políticas en ocasiones no se puede, hay presupuesto pero a lo mejor lo destinan a otras cosas como salud y educación”, afirmó.

Camilo Torres, director de mantenimiento del Tren Ligero, también recalcó que existe una necesidad urgente para modernizar los trenes.

“Tenemos que migrar esa nueva familia, la electrónica avanza a pasos muy acelerados y necesitamos cambiar; la modernización de todo el sistema de trenes, de toda la cadena, la sustitución de las vías”, indicó.

El funcionario detalló que la sustitución de vías como la compra de seis trenes y la modernización de los existentes cuesta dos mil millones de pesos.

Para ambos servidores públicos dicho gasto es justificado tomando en cuenta que el Tren Ligero transporta 100 mil pasajeros al día, la duración de los viajes de terminal a terminal es de 35 minutos y es de la única ruta directa que va del centro-sur de la ciudad hasta el centro de Xochimilco.

TE INTERESA

EL BIG DATA TV

Los premios Oscar podrían quedarse sin anfitrión