Ecoducto CDMX, el futuro del agua en la capital

14 abril 2018 10:01 am

A pesar de que no está operando al 100%, el Ecoducto CDMX podría ayudar a solucionar el problema del agua en la capital.

La obra se inauguró en diciembre de 2017 con la intención de que se convirtiera en un espacio ecológico autosustentable.

De acuerdo con Héctor Faustino Ramírez Carrillo, doctor de la Universidad Autónoma de México (UAM) y quién participó en el diseño de la obra, ésta ayudará a limpiar el agua residual que va hacia otros estados y usarla para las 50 mil especies de plantas que están en el Ecoducto.

Leer más: Mancera inaugura Ecoducto CDMX Río de la Piedad

Lo anterior, con intención de que en el futuro la CDMX pueda tener su propio abasto de agua tratada, refirió el especialista al detallar que el líquido de lluvia como el que pasa por el Viaducto, tiene un proceso para que sea útil.

Ramírez Carrillo dijo que una población de microorganismos vuelven a las bacterias en lodo y visibles, después pasan a los biodigestores.

“Ahí se remueven a través de anaerobiosis, microorganismos que trabajan sin oxígeno”.

Posteriormente pasan a canales paralelos y a los humedales:

“Estos canales paralelos, humedales artificiales, ahora van a remover las bacterias con otros organismos de tipo aerobios; los más fáciles de eliminar”.

Gracias a estas ecotecnologias, el agua a través de un sistema de bombeo, llega limpia y apta para tocarse a los canales de la parte oriente del Ecoducto.

Ahí los visitantes pueden pasar a sumergir los pies.

Sin embargo, el Ecoducto aún tiene varios asuntos pendientes. Por ejemplo, un trabajador del lugar afirmó que aún falta un mes para que la obra comience a operar en su totalidad.

Otro empleado, quien omitió su nombre, dijo que están reparando la instalación eléctrica y reemplazando las lámparas provisionales por otras fijas.

Además, una visitante del lugar llamada Paola refirió que no hacen falta botes de basura y el espacio está mal distribuido porque dos personas y una bicicleta no caben por el ancho del corredor.

Asimismo, los puentes peatonales que atraviesan Viaducto quedan muy abajo y los paseantes podrían pegarse en la cabeza.

A través de un recorrido, El Big Data vio cómo algunos corredores tenían que agacharse para no golpearse en la cabeza.

Te puede interesar:

Primero Alemania, ahora Canadá ofrece empleo a profesionistas mexicanos

Por devolver objetos, conductores de Uber llegan a cobrar hasta $500 pesos

La terrible verdad tras las consultas baratas de Farmacias Similares

Comentarios