Despilfarra ISSSTE mil 080 mdp en vales electrónicos inservibles

12 abril 2018 6:00 am

En diciembre del año pasado, el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) pagó mil 080 millones 763 mil 153 pesos a una empresa por la emisión de tarjetas de vales electrónicos de fin de año para sus trabajadores, las cuales nunca sirvieron.

Los monederos electrónicos fueron emitidos bajo la marca Hypervale y pagados por el ISSSTE a la empresa Operadora y Administradora de Vales, Despensas y Servicios SAPI de CV, a través de un procedimiento de adjudicación por invitación restringida, en el que participaron otras cuatro empresas.

De acuerdo con el fallo del procedimiento IA-019GYN006-E23-2017, del que El Big Data tiene copia, el ISSSTE, entonces bajo la dirección de José Reyes Baeza, resolvió entregar el contrato para emitir los monederos electrónicos a la empresa Operadora y Administradora de Vales, Despensas y Servicios SAPI de CV, bajo el argumento de que ofreció el mejor descuento sobre el monto total.

De acuerdo con el acta de fallo, Operadora y Administradora de Vales, Despensas y Servicios SAPI de CV ofertó un descuento de 3.53% sobre el costo original, lo que se tradujo en una reducción de 39 millones 546 mil 946 pesos.

Cabe destacar, que la marca Hypervale recibió el contrato multimillonario sólo ocho meses después de que fue registrada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI).

Según la Solicitud de Registro, de la que se tiene copia, el procedimiento del alta se realizó el 12 de abril de 2017, con el folio 0087607, por el registro de marca nominativo, ni siquiera un año antes de que el instituto la considerara para encabezar al entrega de las compensaciones económicas para sus trabajadores.

El contrato, cuya vigencia venció el 31 de diciembre del año pasado, estableció que las tarjetas debían entregarse el 20 de diciembre como el medio para que los trabajadores del ISSSTE recibieran 11 mil 700 pesos como compensación de vales de fin de año.

La activación de los saldos en beneficio de los sindicalizados fue programada según el contrato para efectuarse el 21 de diciembre pasado, antes de las 14:00 horas. Sin embargo, prácticamente  80% de los trabajadores del ISSSTE no recibieron ningún depósito, mientras que al 20% restante les depositaron entre dos mil y cinco mil pesos.

La empresa contratada tenía la obligación de proporcionar las tarjetas y efectuar la dispersión, según quedó asentado en el fallo de licitación que la letra de la Fracción V indica que “por lo que Operadora y Administradora de Vales, Despensas y Servicios SAPI de CV deberá proporcionar a la Jefatura de Servicios de Prestaciones de la Subdirección de Personal la documentación comprobatoria de haber realizado el depósito (dispersión de fondos)”.

Monederos vacíos

Los monederos electrónicos fueron entregados a los trabajadores, agremiados en el Sindicato Nacional (SNTISSSTE) y en el Sindicato Independiente (SITISSSTE), aunque la mayoría de los plásticos resultaron inservibles, ya que no contaban con dinero disponible.

Pasaron casi cuatro meses para que los trabajadores sindicalizados del ISSSTE pudieron cobrar los 11 mil 700 pesos que debieron recibir a través de las tarjetas Hypervale, las cuales permanecen sin fondos hasta la fecha.

Tras de meses de espera, los trabajadores comenzaron a presionar a la dirigencia sindical, encabezada por Luis Miguel Victoria Ranfla, quien el 5 de mayo del año pasado, fue reelecto presidente del Comité Ejecutivo del SNTISSSTE, y se convirtió en el primer líder que repite en el cargo.

La Subdirección de Personal del ISSSTE, a cargo de Malek Contreras Rivero, notificó a través de un oficio fechado el 14 de febrero, al presidente nacional del SITISSSTE, Carlos Alberto Hernández Nieto, sobre un reporte de presuntas fallas por las que los trabajadores no podían usar sus monederos, el cual se había enviado a la empresa Operadora y Administradora de Vales, Despensas y Servicios SAPI de CV, emisora de los mismos.

En ese documento, del que se tiene una copia, se asienta que los trabajadores agremiados al SITISSSTE recibirían entre el 22 y 26 de febrero el monto equivalente a los 11 mil 200 pesos de prestación de fin de año en vales-despensa en papel.

Faltaban los agremiados al SNTISSSTE, al menos 1.5 millones, que todavía no recibían los recursos, los cuales comenzaron a fluir hasta principios de este mes, tal como confirmó el CEN a través de un comunicado, en el que afirmó que se visitaría a los trabajadores y se les efectuaría el pago correspondiente.

Fuentes cercanas al instituto confirmaron que la entrega de los recursos comenzó el 07 de abril pasado, luego de que los agremiados protestaron e incluso desairaron al candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno, Mikel Arriola, al que dejaron “plantado” en una de sus convocatorias de activación física como parte de sus actividades de campaña.

Sin embargo, el dinero se entregó mediante cheques personales emitidos por el ISSSTE a los trabajadores, y no a través de los monederos electrónicos por los que la institución pagó más de mil millones de pesos.

Desaire al candidato

La falta de pago a los trabajadores como parte de la prestación de vales de fin de año correspondientes al ejercicio 2017 saltó durante un evento de activación física al que convocó Mikel Arriola, candidato del PRI a la Jefatura de Gobierno.

El 08 de abril pasado, el candidato tricolor se reunión con aproximadamente 400 trabajadores sindicalizados del ISSSTE en un mitin que incluyó activación física y al que estaban invitados al menos 12 mil personas.

La falta de pago de los vales de despensa limitó la participación de los sindicalizados al acto de campaña de Arriola, quien sin conocimiento previo, intercedió para que los recursos bajaran y los trabajadores recibieran finalmente sus pagos, aunque no a través de los monederos electrónicos Hypervale como se tenía previsto.

Comentarios