Derrumbe en el Tec de Monterrey CDMX no fue casualidad

El Tec de Monterrey campus Ciudad de México se hizo a prisa ante la alta demanda para estudiar en ella, los puentes siempre fueron los puntos más vulnerables.

El sismo del pasado 19 de septiembre de 2017 derribó los puentes que unían a los edificios del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México matando así a cinco alumnos.

Las autoridades escolares sabían de la vulnerabilidad de estas estructuras ante un temblor, tan es así que había letreros que advertían a los estudiantes no cruzarlos en caso de un movimiento telúrico.

¿Pero si eran tan peligrosas por qué existían estos puentes? Para encontrar esa respuesta habrá que remontarse al año en que esta universidad inició operaciones en la calle Puente 222 de la delegación Tlalpan, de la Ciudad de México.

Y esto ocurrió en 1990. En aquel año el ITESM recibió a sus primeros alumnos en el “edificio rojo”, el único con el que contaban en ese momento.

La demanda de profesionales egresados del Tec iba en aumento así que ampliaron aquel inmueble para crear más aulas. Sin embargo fue hasta enero de 1991 cuando esta universidad inició una veloz carrera hacia la expansión de su infraestructura ante la demanda para estudiar en ella.

Empezaron así la construcción de un segundo edificio, erigieron el primer módulo del mismo para meter ahí a los alumnos, una vez en funcionamiento construyeron la segunda parte.

Con dos edificios paralelos se construyeron los puentes para conectarlos entre sí.

La acelerada construcción de ambos edificios de inmediato se notó en forma de paredes cuarteadas y puertas que se salían de su marco, esto en el caso del “edificio rojo”. Mientras que hubo otras fallas en el segundo edificio, el cual se edificó en tan solo 16 semanas.

Todas las acciones de mitigación de estas fallas fueron solamente estéticas.

Respecto a los puentes que conectaban a los edificios, mismos que cayeron en el paso sismo se indica que “cada trabe se colocaba por separado, sobreponiéndose sobre la cuña y perno saliente, a la cual simplemente se le ponía un tornillo como forma de fijación, generando un punto de falla”.

Referencias:

Tragedia Tecnológico de Monterrey

«En caso de sismo no cruce el puente». Lo que ocurrió en el Tec de Monterrey

TE INTERESA