Constitución de la CDMX debe fortalecer el desarrollo urbano: INAH

12 mayo 2016 4:42 pm

Fabiola Ayala

Por:

Periodista profesional con más de 15 años de experiencia, comprometida en informar objetivamente a la sociedad. Me gustan los retos y dar lo mejor de mí.

La elaboración de la primera Constitución de la Ciudad de México (CDMX), es una excelente oportunidad para que el crecimiento urbano de la capital se desarrolle integralmente en base a estudios y normas, pero sobre todo, en conjunto con la opinión ciudadana, consideró María Teresa Franco, directora general del Instituto nacional de Antropología e Historia (INAH).

“Es una gran oportunidad el que se genere la Constitución de la Ciudad de la México (CDMX), a efecto de que éstas ya no sean áreas que solo se vinculan a partir de diálogos técnicos  sino de una legislación que nos obligue a todos a plantear con una enorme puntualidad, gran investigación y transparencia, los proyectos de desarrollo urbano”, puntualizó.

Al participar en el foro “Políticas públicas y Acciones en el Centro Histórico, Ciudad de México. Balance y Perspectivas”, la funcionaria federal dijo que el patrimonio cultural de la capital no puede preservarse sólo por el sector cultural, también deben estar comprometidas las áreas de planeación y de desarrollo urbano.

“Lo que debemos generar es una discusión abierta y técnica sobre qué características puede tener la nueva construcción en relación, en concreto, estamos hablando, del Centro Histórico, pero debe de ser en todas áreas y en todas las ciudades”, precisó.

María Teresa Franco, dijo que las instituciones, tienen la obligación junto con los ciudadanos, de analizar a fondo el fenómeno del crecimiento urbano y también, hacer proposiciones pero a través de mecanismos democráticos que brinden legitimidad a la representación y, al mismo tiempo, se escuche todas las opiniones.

“En la medida en que no sepamos hacer una lectura de la diversidad, nos va a costar más trabajo entender que las sociedades, todas, tienen visiones contradictorias y que tiene que haber los mecanismos democráticos para que esas visiones se diriman y lleguen a lo que yo considero el mayor de los objetivos: el bien común”, afirmó.

No se trata, dijo Franco, de evitar la construcción de grandes torres o edificios, sino de escuchar la opinión de los expertos y de la gente, a fin de evitar protestas ciudadanas como las que han surgido diferentes zonas de la ciudad, como San Ángel, Coyoacán o Narvarte.

“Yo sí confío en que vayamos avanzando mucho más fuertemente en que la regulación, el control del territorio, la asignación de usos de suelo tiene que ser un ejercicio altamente democrático y debe regular el conjunto de proposiciones específicas”, concluyó la titular del INAH.

Comentarios