Castración química, no es una vacilada: PRI

inhibicion sexual, iniciativa de reforma, castracion quimica, pri, aldf, agresion sexual, violacion, el big data

31 marzo 2016 2:48 pm

Incluir el tratamiento de inhibición sexual, conocido como castración química para delincuentes sexuales, no es una vacilada, significa garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, afirmó la diputada del PRI, Jany Robles Ortiz.

Al  presentar una iniciativa de reforma al Código Penal del Distrito Federal, para incluir como pena legal, el tratamiento de inhibición sexual en el Código Penal del Distrito Federal, la legisladora señaló que en la Ciudad de México, el delito de violación registra un 67 por ciento de reincidencia.

“Esta Iniciativa no es ninguna vacilada, es un esfuerzo conjunto que debe ser avalada por todas las mujeres de la Ciudad de México si realmente queremos tener una vida libre de violencia”, puntualizó.

La reforma propuesta por la legisladora, plantea que quienes sean condenados por  los delitos de violación y abuso sexual, no puedan recibir el beneficio de una pena sustitutiva de prisión por lo que serán sometidos obligatoriamente al tratamiento de inhibición sexual y en caso de reincidencia, el tratamiento será permanente.

La propuesta también plantea la creación de un Centro de Atención para Delincuentes Sexuales dependiente de la Secretaría de Salud, la cual definirá los lineamientos para aplicar la castración química, así como la creación de un registro local de delincuentes sexuales.

Robles Ortiz precisó que la castración química no se realiza con instrumental quirúrgico sino por medicamentos, que disminuyen la intensidad sexual, la frecuencia de impulsos sexuales y evitan la irrigación de sangre al pene, lo que inhibe la erección del pene y eyaculación con un 95 por ciento de efectividad.

“Este tratamiento de inhibición del deseo sexual, ocasiona un bloqueo a nivel cerebral de la glándula hipófisis lo que disminuye la producción de andrógenos, en este caso, la testosterona que al bajar sus niveles disminuye la líbido ya que esta hormona es esencial para un correcto funcionamiento de la sexualidad masculina”, explicó.

Finalmente, recordó que de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en 2013, más de 120 mil mujeres son violadas cada año, el 30 por ciento en vía pública y el 70 por ciento, la cometen personas cercanas a las víctimas.

Con información de Fabiola G. Ayala

Participa y Comenta