Cambio en Cuba es generacional más no de régimen: Especialista

Equipo EBD
abril 19, 2018

La llegada de Miguel Díaz-Canel a la Presidencia de Cuba en sustitución de Raúl Castro Ruz representa un cambio generacional, más no de régimen, consideró el experto Tomás MIlton Muñoz Bravo.

Leer más: Termina la era de los Castro; Miguel Díaz-Canel, el nuevo presidente de Cuba

En entrevista con El Big Data, el Doctor en Ciencias Políticas y Sociales por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indicó que es solamente un cambio generacional, pero no de proyecto político, ni de prioridades.

El experto en América Latina y el Caribe comentó que con la llegada de Díaz-Canel el proyecto socialista, la estructura gubernamental y las prioridades siguen intactas.

‘Si acaso se darán algunos cambios en las formas de operar con el nuevo gobierno y ante situaciones coyunturales. Empero el modelo está intacto’, explicó.

Expresó que el recién nombrado presidente es un personaje discreto, formado en la escuela castrista, con algunos tintes de autoritarismo frente a la disidencia y los medios de comunicación independientes, al tiempo que aseveró que todo indica que podría mantener el legado de los Castro.

Leer más: ¿Quién es Miguel Díaz-Canel?

Sobre el papel de Raúl Castro en el nuevo gobierno señaló que seguirá teniendo una gran influencia en los primeros meses, pero se irá diluyendo, sobre todo porque no quedará formalmente en la estructura del gobierno ni de la Asamblea Nacional.

La revolución comunista cubana aplicó el  miércoles uno de los cambios generacionales más importantes en sus más de 59 años de historia después de que los 605 diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular votaron por Miguel Díaz-Canel, nacido después del triunfo rebelde de 1959, para sustituir al general Raúl Castro Ruz como presidente.

También puede interesarte: 

Rescatan a 100 niños migrantes recluidos; no tenían ni agua ni comida

Presidente de Uganda busca prohibir sexo oral

[VIDEO] Avanza eliminación del fuero político; toca al Senado ratificarlo