Así se siente vivir una semana sin agua en Xochimilco luego del sismo

27 septiembre 2017 7:25 pm

No creí que la vecina que a diario anda por las calles del barrio en unas cómodas sandalias de baño fuera una mujer violenta hasta esta mañana, cuando abofeteó a la mujer de la pollería con tal intensidad que llegué a pensar que se trataba de la amante de su marido, pero no, la cachetada se la dio por algo más grave en estos momentos: meterse en la fila para recibir agua de la pipa.

En condiciones normales todos los vecinos del barrio de Tlacoapa nos hubiéramos amontonado alrededor de las dos damas para ver quién salía victoriosa de la zacapela, pero esta vez la situación no es normal, llevamos una semana sin que caiga agua de las llaves de nuestras casas, una semana correteando pipas hasta las salidas de la delegación Xochimilco  para rogarles a los operadores que nos lleven una carga a nuestras casas, el mismo tiempo acarreando el vital líquido en cubetas o hasta cacerolas.

En mis más de 30 años de vivir en este barrio nunca había visto una escasez como esta, siempre gozamos de agua a cualquier hora emergiendo de nuestras llaves, y esto se ve en nuestra inexperiencia cuando acarreamos pero derramando todo el líquido, en los inadecuados recipientes que usamos para transportar el agua; pequeños, sin asas, sin tapas, pero sobre todo se nota en lo estresados que todos nos estamos poniendo por no contar con el servicio en la comodidad de nuestros domicilios.

Aunque acaso este estrés también se origina por la falta de información. Durante esta semana ninguna autoridad delegacional se ha apersonado para informarnos cómo van las labores de reparación de la tubería que nos abastece, mucho menos nos han dicho cuándo llegan las pipas o en dónde podemos solicitarlas.

Pero esta tensión que todos sentimos se agrava cuando en los tinacos vemos que el líquido se acaba con rapidez, que no hay la suficiente para bañarse en regadera antes de salir al trabajo, cuando debemos de abstenernos lo más posible antes de vaciarle una cubeta al retrete, cuando el piso de la cocina está sucio pero no hay de otra más que aguantarse el mal aspecto que tiene.

 

Mañana unos vecinos anunciaron que sacarán agua de los canales, dijeron que al menos lo harán para echarle agua al baño, será la primera vez que vea algo como eso.

Mientras, por la tele, vemos cómo el delegado de Xochimilco, Avelino Méndez Rangel anuncia que no hay fecha para concluir la reparación de la tubería que desde que ocurrió el sismo nos dejó sin servicio.

Comentarios