Grietas en Tláhuac e Iztapalapa seguirán creciendo, advierte isCDF

El director del Instituto para la Seguridad de las Construcciones pidió la creación de un mapa para monitorear estas fisuras, ya que muchas no tienen reparación.

Las grietas que contribuyeron a los daños en las delegaciones Tláhuac e Iztapalapa durante el sismo del 19 de septiembre seguirán creciendo, lo que mantiene el riesgo latente en la zona.

Por ello, Renato Berrón Ruiz, director general del Instituto para la Seguridad de las Construcciones en la Ciudad de México (isCDF), por lo que planteó la necesidad de crear un mapa para ubicar y monitorear estas fisuras.

En entrevista con El Big Data explicó que este tipo de grietas son denominadas de tensión, ya que precisamente liberan la tensión de dos áreas de construcción que están siendo sometidas a un movimiento constante.

“Si quitamos las grietas de tensión podemos decir que el nivel de afectación en la casas por el sismo fue de 3%; sin embargo, fue la combinación entre el movimiento telúrico y la grieta, que ya existía, lo que causó lo mayores daños”, señaló.

 

El funcionario reiteró que muchas de las casas afectadas no tienen reparación, puesto que las grietas son irreversibles y continuarán creciendo.

“Su crecimiento puede ser lento o rápido, y la casa, para cuando la grieta sea muy grande, tendrá que ser reubicada. Lo ideal es que tengamos un mapa de grietas. Debemos tener un plan de grietas que se ven, porque ahí están y habría que marcar su trayectoria”, indicó.

Leer más: Gobierno CDMX puede tardar siete años en reparar grietas en Tláhuac: Fausto Lugo

Berrón Ruiz aclaró que esta herramienta es necesaria, haya o no sismos, por lo que una dependencia tendría que vigilar año con año este mapa para ir analizando su evolución.

“Dependiendo de la grieta, podría ser viable la inyección de material. Hay grietas de tensión que se han estabilizado al colocar arena, pero hay otras que no. Hay mucho que hacerles; para ciertas grietas que aparecen en avenidas se pueden tomar soluciones para retardar sus efectos, aunque no podemos eliminarlas”, agregó.

foto_José Luis Villa

El papel del isCDF

Renato Berrón Ruiz dijo que, durante el proceso de reconstrucción, el isCDF fue el encargado de determinar mil 400 inmuebles afectados, los cuales fueron colocados en un registro que especifica si eran oficinas, casa habitación, ubicación y el tipo de suelo.

Entre sus funciones está el hacer una dictaminación estructural ocular de las construcciones existentes; dar constancia de revisión de la seguridad estructural de edificios nuevos y el promover y apoyar la investigación en materia de seguridad estructural. 

Además de ello, ha realizado otras actividades que surgieron por la evolución que se dio al tema de reparación de los predios.

Berrón Ruiz resaltó que el Instituto ha ayudado económicamente a los proyectos de rehabilitación y realizado reuniones con damnificados, “ellos nos presentan sus particularidades, ésa ha sido nuestra gran participación en el sismo”.

Luego de que la dependencia emite la constancia de rehabilitación, los propietarios del inmueble pueden iniciar las obras correspondientes, dando aviso a la delegación únicamente, pero el seguimiento directo que el instituto hace a la obra es a través del corresponsable de seguridad estructural contratado por ellos, que verificará que la obra respete los planos y al final la corresponsable entrega un informe de cómo se desarrolló el proyecto.

Asimismo, el director general reconoció que la reconstrucción no ha sido tan rápida como se quisiera por una falta de coordinación de las dependencias con la sociedad civil y la falta de recursos.

“Los recursos económicos no llegaron tan pronto como se quisiera. Eso es un tema que hay que discutir a nivel Asamblea, para que las leyes se ajusten de tal manera que se tenga el recurso en el día dos de la emergencia, mientras no se resuelva el tema de recursos, la reconstrucción va a ser lenta”, admitió.

Leer másMorena buscará que Congreso CDMX destine mil 300 mdp a reconstrucción

Berrón Ruiz coincidió con la propuesta de la jefa de Gobierno electa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, para realizar un censo que incluya las necesidades de las familias.

“Hay que ligar el censo socioeconómico con lo técnico. Es necesario saber cuántos edificios se han demolido, cuántos se están rehabilitando y cuántos nada más se repararon de manera superficial, además de conocer cuánta ayuda han recibido los damnificados. Ligarlos es una tarea que hará el equipo de la doctora y esperemos que cuando tome posesión ya se tenga”, finalizó.

foto_José Luis Villa

TE INTERESA