Adolescentes con ‘licencia para delinquir’; en CDMX grupos criminales los ponen en la mira

La permisividad y laxitud de la legislación ha hecho que los grupos criminales volteen a ver a los adolescentes para sumarlos a sus filas.

En la Ciudad de México los adolescentes tienen ‘licencia para delinquir’ o al menos la posibilidad de obtener su libertad con relativa facilidad si son capturados como responsables de un delito, incluso si se trata de homicidio.

La ley vigente que sanciona a los adolescentes que cometen delitos en la capital del país es benevolente con los menores entre 12 y 16 años, sector de la población que con mayor frecuencia es reclutado por grupos criminales.

Leer más: Adolescente balea en la cabeza a trabajador de Plaza Universidad que se resistió a asalto

En su mayoría se trata de jóvenes que provienen de estratos sociales vulnerables y que encuentran en la estructura de las bandas criminales no sólo una escalera relativamente acelerada de ascenso social, sino la protección de los capos locales.

El especialista en Derecho Penal de la F.E.S. Aragón, Rodolfo Martínez Arroyo, explica que los menores reclutados por células criminales actúan bajo las órdenes de capos mayores de edad que a cambio los protegen en caso de que sean detenidos.

El compromiso del líder criminal es relativamente sencillo de cumplir, pues no importa que el menor haya cometido delitos como homicidio doloso, violación o delincuencia organizada, la legislación únicamente considera sanciones no mayores a cinco meses de internamiento preventivo.

“Los jefes le dicen al adolescente algo como: ‘aquí tienes tu arma, vas a ir con tal sujeto y vas a disparar. Nosotros te protegeremos. Si algo saliera mal te sacamos inmediatamente”, compartió el catedrático.

Esta ‘cuartada de seguridad’ es la razón por la que la delincuencia organizada ha incrementado en sus grupos el número de adolescentes trabajando para ellos, consideró el especialista.

La Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes establece que los jóvenes entre 12 y 16 años de edad no pueden ser privados de su libertad.

Esta ley trabaja bajo el principio de ‘No Reincidencia’; es decir que el delincuente deberá ‘aprender la lección’ después de haber sido detenido para no volver a cometer delitos.

Sin embargo, para un adolescente que vuelve a delinquir las medidas de sanción van desde una amonestación no mayor a los mil 500 pesos o la prohibición de viajar al extranjero. En este caso el culpable deberá entrar en un proceso cautelar no mayor a los seis meses para reintegrarse a la sociedad.

En la capital, en el periodo 2015 y 2019 se iniciaron más de dos mil carpetas de investigación que involucraron a más de tres mil menores, con edad entre los 12 y 17 años.

Para Martínez Arroyo, la calve para disminuir la incidencia delictiva de adolescentes en la capital radica en realizar reformas a la ley para disminuir a los 15 años de edad la imposición de sanciones.

“El índice de criminalidad en la Ciudad de México se podría reducir si establecemos reformas a esta ley. Que no sea adolescente jurídicamente el mayor de 18 años, sino aquella persona de 15 o 16 años”, compartió.

Los delitos más recurrentes entre los adolescentes son el robo a negocio y transeúntes: 438 jóvenes fueron detenidos por estos actos, lo que representa un 61.8% de los menores delincuentes.

Según carpetas de investigación de la Procuraduría General de Justicia, Cuauhtémoc, Iztapalapa y Gustavo A. Madero son las alcaldías que más padecen delitos a mano de adolescentes.

Te puede interesar:

Difunden VIDEO del momento en que policía mata a hombre de un balazo en la cara en Tláhuac

[VIDEO] Captan violento asalto en tienda Walmart de Satélite

Sicario ejecuta a canadiense en la MH; bala perdida también mata a español frente a su familia

TE INTERESA