82% de los edificios con daño estructural faltan por ser demolidos

Especialistas de la Universidad La Salle realizaron un análisis multidisciplinario sobre las secuelas a un año del sismo del 19 de septiembre en la Ciudad de México.

Solo 77 de 411 inmuebles que no pueden ser recuperados por los daños que tuvieron en el sismo del 19 de septiembre en la Ciudad de México están en proceso de demolición, afirmaron especialistas de la Universidad La Salle (ULSA).

Leer más: Registran terremoto en el “anillo de fuego”; ya son 9 los países sacudidos en menos de un mes

De acuerdo con Homero Hernández, arquitecto de la ULSA, aún faltan muchos predios por ser atendidos y están en espera debido a procesos burocráticos o diferencias vecinales.

Hernández detalló que entre los edificios sin arreglo que deben ser demolidos están 80 multifamiliares y agregó que otros 50 inmuebles localizados en la capital, catalogados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), también tienen daños estructurales.

“El INAH no ha tenido la capacidad de coordinar la reparación de todos”, indicó en relación a que la atención para los inmuebles catalogados es lenta.

Destacó que un número no determinado de los mil 300 inmuebles con daños menores, están siendo rehabilitando mediante procesos de autoconstrucción que por no estar supervisado por un Director Responsable de Obra (DRO) implica riesgos.

“Muchas de las viviendas que se están reparando lo están haciendo con autoconstrucción pero que tengan una calidad suficiente para resistir otro sismo debe de ser supervisada”, apuntó.

A su vez el ingeniero Javier Ribé recalcó que aun cuando las afectaciones a edificios sean menores, deben ser reparadas para que soporte un sismo de gran magnitud que es probable que venga la Brecha de Guerrero, zona en la que no se ha producido un movimiento de placas en más de 100 años.

Ribé señaló que la calidad de las construcciones debe cumplir las especificaciones de la norma vigente de 2017, las cuales prevén la resistencia de estructuras ante movimientos telúricos de gran magnitud.

“Es seguro vivir en Benito Juárez y Cuauhtémoc en caso de sismo, lo que debe mejorar son las construcciones y que se hagan conforme a la norma de 2017”, añadió.

Rafael Soler, maestro en Derecho de esta universidad, consideró que aún existe una parte mínima de damnificados que no están en censo por carecer de las escrituras de sus casas o algún documento que acredite su propiedad.

Sin embargo, afirmó que deben acercarse a la Consejería Jurídica (Cejur) o acudir al Registro Público de la Propiedad para acceder a la Reconstrucción.

Te puede interesar: 

Revelan identidad de ‘porros’ detenidos por ataque en Rectoría; no están en lista de expulsados

Disfruta de funciones de cine por sólo $20 pesos en Cinépolis y Cinemex

Hombre es discriminado al momento de comprar un par de maquinas en tienda de Nespresso

TE INTERESA