Burocracia mexicana congela pasaportes a hijos de madres lesbianas

6 julio 2015 4:08 pm

Desde el 4 de mayo, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) ha puesto trabas al proceso de renovación de pasaportes de Santiago y Diego de Alejandro Santos, hijos de una familia lesbomaternal (liderada por una pareja de mujeres lesbianas).

A pesar de presentar todos los documentos y requisitos que indica la dependencia federal, el procedimiento que usualmente lleva un par de días, les ha llevado más de dos meses.

Las madres de Santiago y Diego presentaron la solicitud de renovación el pasado 4 de mayo, entonces la SRE se negó a aceptar las actas de nacimiento de los menores por estar registrados a nombre de las dos mujeres.

Ellas explicaron el procedimiento de reconocimiento de hijos, fue entonces que la SRE pidió al Registro Civil una revisión de las actas de nacimiento el 13 de mayo. El 19 de junio el Registro Civil respondió que los documentos son “perfectamente válidos”.

No obstante, la SRE solicitó una nueva verificación a la oficina de Normatividad. Desde entonces los niños no tienen pasaporte y la familia corre el riesgo de ser separada por la “incompetencia de los funcionarios”, calificaron las madres.

“Ya no supe si es la incompetencia original del RC o de la SRE que desconfió de las actas que presentamos sólo porque somos lesbianas”, dijo Ana de Alejandro García, una de las madres a El Big Data Mx.

Ana de Alejandro García y su esposa Criseida Santos pudieron registrar a sus hijos con los apellidos de las dos en 2013, desde ese año la ley lo permite.

El 15 de abril de 2015 Criseida recibió una beca para estudiar en el extranjero por lo que la familia decidió que tendrían que viajar con ella. Fue entonces que acudieron a la oficina de la SRE ubicada en la delegación Cuauhtémoc del DF y empezó su calvario.

Ana y Criseida han iniciado una campaña para recolectar firmas en la plataforma Change.org en donde aparece un video de los pequeños Santiago y Diego pidiendo que los reconozcan como mexicanos, con todos sus derechos.

Comentarios