Gabriela Rivera, reportera y profesional de la comunicación, conoce el periplo que representa solicitar un video del C5 a la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México.

Hace casi seis años, el 5 de enero de 2014, fue víctima de una agresión por parte de seis elementos de la SSC cuando cubría un desalojo que granaderos realizaron a maestros de la CNTE que desde septiembre de aquel año mantenía un plantón a manera de protesta contra la Reforma Educativa.
“Seis policías me interceptaron, me agredieron, me arrastraron por el campamento y al final yo terminé con una fractura en el codo izquierdo”, narra en entrevista con El Big Data Mx.

[caption id="attachment_366851" align="aligncenter" width="768"] Foto: Guadalupe Arce[/caption]

Leer más: [PASO A PASO] ¿Cómo pedir un video de cámaras del C5 si fuiste víctima de un delito?

Aunque se identificó como periodista, los elementos de la SSC-CDMX continuaron la agresión. Así lo demuestra una foto tomada por ciudadanos que presenciaron el desalojo.
“Recuerdo que discutí con ellos, y cuando me identifico de todos modos me jalonean, nos hicimos de palabras y ellos terminan jalándome y arrastrándome. Hay una foto donde se registra cómo me van arrastrando por el campamento”.



Ese día fue atendida por un paramédico del ERUM quien determinó que no tenía lesiones; sin embargo, el abuso policial le dejó una secuela: una fractura en el codo izquierdo.

Por ello el 6 de enero, un día después del hecho, presentó la denuncia junto a un abogado de la organización Propuesta Cívica ante la Fiscalía para la Investigación de Delitos cometidos por Servidores Públicos de la Procuraduría capitalina.
“Nos dimos cuenta el abogado y yo, que había una cámara en una calle, me parece que es Manuel M. Ponce, una de las aledañas al Monumento. Entonces en la denuncia se pide que la Secretaría entregue el video”, relató.

[caption id="attachment_366855" align="aligncenter" width="768"] Foto: Guadalupe Arce[/caption]

-Entregan video manipulado-


Las autoridades entregaron el video, pero con un pequeño detalle: estaba manipulado. En primer momento se observa cómo inició el desalojo, la llegada de los policías y cómo ingresan a la plancha del Monumento a la Revolución.
“Justo se alcanza a ver cuando entra la excavadora, que es cuando a mí los policías me interceptan y comienzan a agredirme. Ahí se corta el video”.

[caption id="attachment_219613" align="aligncenter" width="768"] Foto- ElBigDataMx José_Luis_Villa[/caption]

-“Ya no le muevan”-


Pese a la omisión, la policía capitalina argumentó que ese era el video original y no había sido modificado; sin embargo, expuso la periodista, en la grabación se establece un tiempo y cuando se corta y regresa la señal la hora de la cámara es otra. Son alrededor de 20 minutos donde no hay registro.

Incluso, la Secretaría pretendió detener la investigación. Meses después de que se interpuso la denuncia la redacción donde Gabriela Rivera laboraba como reportera recibió una llamada donde pedían “que ya no le moviéramos, que los policías habían sido removidos de su cargo”.

La denuncia continuó. Por lo que la defensa legal de la periodista solicitó a la Fiscalía realizar un peritaje del video. Dos años después, el resultado se perdió en ambigüedades: “no hay una resolución clara de si estaba manipulado o no, porque le dieron largas. La Policía cerró el caso en asuntos internos, porque también se levantó una denuncia allí”.

Esto pese a que la propia Comisión de Derechos Humanos de la capital acreditó en el expediente CDHDF/IV/121/CUAUH/14/D0228 que los policías de la Secretaría de Seguridad Pública vulneraron la integridad de Gabriela Rivera al haber ejercido uso indebido de la fuerza.
“Pero la Secretaría de Seguridad Pública se niega a aceptarla argumentando que no hay cómo probar la agresión y no me ha querido incluir en la reparación de daños de esa lista que dio a la Comisión”, expone.

En enero de 2020 se cumplirán seis años de la agresión y ninguna autoridad, mucho menos los seis policías capitalinos, han sido sancionados. El video, la única prueba que comprobaría el abuso policial, sigue manipulado.