Se podría decir que todas las casas y negocios de Xochimilco tiene algo comprado en la legendaria Tlapalería Atlas: el cableado eléctrico, el foco del pasillo, el lazo de los tendederos, las trampas para ratas que ayudan a mantener las plagas a raya, entre un largo etcétera de cosas más.

¿Y cómo no?, si esta tlapalería ubicada en el centro histórico de la alcaldía lacustre de la Ciudad de México ha existido desde hace 60 años, convirtiéndose en negocio emblema de esta región. En resumen la Atlas ha visto el final del siglo XX y ha logrado permanecer hasta la tercer década del XXI.



Este negocio, ubicado en Morelos número 11, fue inaugurado en la década del 50 por don Alberto Nogués, en un inmueble hecho de bloques de adobe. Para darnos una idea de qué tan antigüa es la Atlas basta decir que cuando se inauguró, Xochimilco tenía calles de terracería y solo se contaba con un tranvía para llegar lentamente al centro de la ciudad.

Fue el 8 de febrero de 1965 cuando don Alberto traspasa el negocio a su primo Ascencio Nogués, quién se pone al frente del establecimiento. A pesar de las deudas que se había dejado el anterior dueño, Ascencio negocia con la mayoría de proveedores para que le fiaran los productos, todos aceptaron menos la entonces famosa marca de insecticidas Black Flag.

Black Flag rechazaba venderle a don Ascencio hasta que no liquidara la deuda por completo, el producto estrella de cualquier tlapalería en ese entonces dejaba de estar en los estantes de la Atlas y mientras con dificultades lograba sobrevivir la familia Nogués al estar pagando las deudas caídas y comprando al contado para no perder sus clientes de años, así fue por un largo tiempo hasta que los compromisos adquiridos con todos sus acreedores quedaron liquidados.

Una vez liquidadas todas las deudas los dueños del insecticida Black Flag le dice  don Ascencio, ya que había terminado de pagar su deuda, ya podían volverle a venderle, a lo que que el dueño del Atlas les respodió: no vuelvo a vender un solo frasco de Black Flag en mi  negocio, nunca tuve apoyo de ustedes, no tengo porque comprarles nada.



Hace doce años el negocio volvió a ponerse en riesgo por otra crisis económica y aunque al fallecer don Ascencio hereda la tlapalería sus hijos Javier y Carlos, este último es quién se da cuenta el porque la Atlas tiene muchos clientes leales,  aunque las personas llegaban por clavos, tornillos, pijas y ellos las negaban al no haber producto de venta, los clientes le decían 'no importa, la Tlapalería Atlas va a salir adelante y primero vengo a preguntar aquí, antes de ir a buscar a cualquier otro lado', la lealtad de la gente xochimilca fue esencial para que don Carlos pudiera levantar el negocio, que por más de 60 años, ha estado en la vida de Xochimilco.

 

https://elbigdata.mx/city/serie-de-steven-spielberg-y-diego-luna-no-danara-medio-ambiente-de-xochimilco-sedema/

https://elbigdata.mx/big-data-tv/video-los-sabrosos-tamales-de-taco-al-pastor-que-venden-en-xochimilco-2/

https://elbigdata.mx/ocio/xochimilco-ofrece-una-romantica-y-relajante-noche-de-linternas-flotantes-japonesas/

Temas: