Dos sujetos asaltaron a pasajeros de una combi, a punta de pistola y con violencia, mientras circulaba sobre las calles del Estado de México

Los delincuentes abordaron el transporte público en la colonia El Molinito, municipio de Naucalpan y amenazando con sus armas de fuego a los viajeros les exigieron que entregaran sus pertenencias. 

El delito ocurrió ayer miércoles 20 de octubre por la mañana, minutos antes de las 7:30 horas, cuando los atacantes pararon la unidad haciéndose pasar por usuarios. 


Te sugerimos: [VIDEO] Policía balea a asaltante y frustra robo a automovilista en la Ramos Millán


Cámaras de seguridad de la combi grabaron el momento exacto en que ambos sujetos antes de abordar comenzaron a lanzar groserías hacia el conductor y los pasajeros. 

"Cámara carnal, ya chingo a su madre. Flojito y cooperando", argumentó uno de los delincuentes mientras apuntaba a sus víctimas con la pistola.

Una vez arriba, uno de ellos se sentó en la puerta, mientras el otro les ordenó a las personas que sacaran rápidamente sus carteras y celulares.

El robo duró aproximadamente 30 segundos, en los cuales ambos atacantes revisaron y exigieron a todos sus objetos de valor. Sin embargo, en un momento, uno de los hombres que viajaba intentó resistirse a dar sus pertenencias y uno de ellos lo golpeó en la cabeza con la cacha de la pistola


Te sugerimos: Conoce estas 5 aterradoras leyendas de la Ciudad de México


Asimismo, uno de los sujetos continuaba amenazando a los presentes en que no se opusieran, pues si no les iba a ir mal. 

"Yo voy al mercado y al chile, va a valer v3rg@. No te vallas a sentir bien v3rga carnal, nada de la ´tira´", amenazó al conductor de la unidad.

Posteriormente, bajaron del transporte llevándose consigo todos los celulares y carteras, así como algunas mochilas y bolsas de los usuarios, al mismo tiempo que le indicaban al conductor que se fuera rápido del lugar. 

En los últimos momentos del clip se observa y escucha a los pasajeros hablar sobre lo ocurrido, pues notablemente nerviosos y ajustados tratan de ver si pueden llamar a la policía o hacer algo al respecto. Sin embargo, uno de ellos señala que las autoridades jamás hacen nada. 

Por su parte, el joven golpeado intenta bajar de la unidad pero los demás lo detienen y le advierten que puede ser peligroso pues los delincuentes siguen cerca y al parecer vigilándolos. 

GLE.

Temas: