En medio de un complicado panorama que atraviesa el país, entre la pandemia por el Covid-19 y los supuestos casos de represión policíaca, el volcán Popocatépetl despertó para impresionar a cientos de mexicanos con las imágenes de su más reciente explosión.

El Centro Nacional de Protección Civil detalló que el evento registrado a las 23:00 horas del jueves 4 de mayo presentó un contenido moderado de ceniza y una columna eruptiva de 1 kilómetro de altura que se desplaza hacia el sur.

También fueron detonados fragmentos incandescentes a menos de 1.5 kilómetros de distancia, razón por la que se exhorta a la población para evitar acercarse al volcán.

Desde la mañana del 3 de junio se ha pudo observar al volcán Popocatépetl con emisión continua de vapor de agua, gases y ceniza en dirección suroeste, de acuerdo con el monitoreo del Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED).

El Popocatépetl es uno de los volcanes más activos en el país y se encuentra en los límites territoriales de los estados de Morelos, Puebla y el Estado de México y de acuerdo con científicos de la Universidad de Manchester, se trata del quinto volcán en riesgo de entrar en erupción en los próximos años.

En México existen al menos 46 volcanes activos, pero sólo 6 de estos son señalados por el CENAPRED como de alto riesgo, por lo que monitorea su actividad para reaccionar de forma oportuna en caso de una emergencia o una erupción mayor.

Los volcanes de alto riesgo son: el Popocatépetl; el Volcán de Fuego, en Colima; el Ceboruco, en Nayarit; el Pico de Orizaba, en los límites de Veracruz y Puebla; el Chichón, en Chiapas y el Tacaná, que está en la frontera con Guatemala.

En caso de una explosión mayor del Popocatépetl, no desataría una detonación en cadena, porque cada volcán es independiente, cada volcán tiene sus propios conductos, sus propias fuentes de magma, que no están directamente relacionadas.

LACP

Temas: