A pesar de las restricciones por el Covid-19 en Acapulco, cientos de turistas parecen no temer a un contagio y siguen disfrutando de la vida nocturna de ese destino turístico.

El puerto guerrerense regreso al semáforo anaranjado, luego de quince días en color amarillo, debido a la alta tasa de infecciones de SARS-CoV-2, sin embargo, sólo los meseros parecen acatar las medidas sanitarias.


Te sugerimos: Por mal manejo de la pandemia, PAN denuncia a AMLO, Alcocer y López-Gatell


De acuerdo a Información de El Excelsior, los visitantes no portan cubrebocas ni respetan el distanciamiento social entre ellos, cuando visitan algunos de los bares y antros abiertos de ese municipio.

Existe nervio entre los trabajadores de estos centros de entretenimiento, sin embargo, su preocupación por llevar dinero a sus casas es más grande y asisten a trabajar, usando caretas, cubrebocas, gel sanitizante; se lavan constantemente las manos con cada cliente que atienden.

Ante los cambios de la alerta epidemiológica en Acapulco, también hay inquietud, pues provoca la incertidumbre de la clausura de los negocios y por tanto, la pérdida de sus empleos.

Elementos de la Guardia Nacional y de Protección Civil implementan operativos nocturnos en la zona, para vigilar el cumplimiento de los requisitos para operar, por parte de los establecimientos.


Te sugerimos: [ÚLTIMA HORA] SSa reporta 217 nuevas defunciones por Covid-19, suman 70,821


Por el momento ningún lugar ha sido clausurado por no acatar las medidas impuestas por las autoridades a fin de evitar mayor propagación del virus.

En las playas la situación es similar, pues muy pocos turistas usan mascarillas y/o caretas y la sana distancia no existe, a pesar de los esfuerzos de los prestadores de servicios por exhortar a la población a acatar estas medidas.

 

ARM

Temas: