La crisis por la pandemia de Covid-19 podría empujar a millones de niños más al trabajo infantil, y paralizar el progreso de 20 años para eliminar este flagelo, advirtió un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)

Desde el año 2000, se ha logrado sacar del trabajo a unos 94 millones de niños,  pero esas ganancias están ahora en riesgo por la pandemia.

"En tiempos de crisis, el trabajo infantil se convierte en un mecanismo de supervivencia para muchas familias, a medida que aumenta la pobreza, las escuelas cierran y la disponibilidad de servicios sociales disminuye, más niños son empujados a la fuerza laboral", asegura la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore.

De acuerdo con el informe, cuando la pobreza aumenta un 1%, el trabajo infantil aumenta un 0,7% en algunos países.

Por su parte, Vinicius Carvalho Pinheiro, director regional para América Latina y el Caribe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), aseveró que la situación de suspensión escolar y declive económico que puede llegar a comprometer el futuro de una generación.

El director advirtió que es necesario establecer en estos países una transferencia de dinero directa a las familias para que los menores no trabajen y ampliar otros programas de protección social que eviten una regresión en la lucha contra la ocupación laboral infantil.

LACP

Temas: