Miles de trabajadoras sexuales han recurrido al Internet para enfrentar la situación que viven, luego de que la pandemia de coronavirus Covid-19 alterara su labor.

Trabajadoras de distintos países, como Alemania, México, Chile o Singapur, se han quedado sin ingresos y en algunos casos sin hogar.

De acuerdo con la Fundación Margen, en Chile, más de las tres cuartas partes de las más de 60 mil trabajadoras sexuales son el único sustento de sus hogares y tienen al menos un dependiente.


Te sugerimos: Brote de Covid-19 en otro asilo infecta a 10; ya murió un abuelito


Con la necesidad urgente de reemplazar los ingresos perdidos, muchas cambiaron a servicios en línea, ofreciendo a sus clientes videollamadas, fotografías eróticas y videos.

Camila Hormazábal de 24 años, originaria de Chile se quedó sin acceso a su única fuente de ingresos.

Su  ocupación le permitió ganar 715 dólares al mes durante 4 años, pero de la noche a la mañana todo eso se esfumó.


Te sugerimos: ¡En plena cuarentena, Netflix aumenta sus precios en México!


Sin tener manera de pagar sus cuentas, Camila decidió entonces recurrir a las videollamadas desde su departamento y le pidió a sus clientes habituales que la encontraran en línea.

“Las videollamadas que hago igual aportan en algo, pero obviamente no es lo mismo, ya que ni siquiera el mínimo de lo que podía ganar en un día,  gano ahora”, mencionó la trabajadora sexual para Reuters.

LACP

Con información de Reuters.

Temas: