La familia de Mario Alberto Bautista Sánchez recorrió al menos cinco hospitales de la Ciudad de México para encontrarlo. Pasaron gran parte de la noche del lunes 4 de mayo y de la madrugada del 5 intentando conocer su paradero.

Nadie sabía nada, nadie les daba informes. Lo único que sus padres, tíos y primos supieron, es que el joven de 25 años de edad salió de trabajar y tomó la Línea 12 del Metro para llegar a su casa a descansar, pero no lo logró.


Te sugerimos: [LAMENTABLE] Hallan sin vida a Brandon Giovanni, niño desaparecido durante derrumbe de Línea 12


Ingeniero en sistemas de profesión, se convirtió en una víctima mortal más del desplome de una trabe de la intersección de la estación Olivos y Tezonco de la mencionada Línea.

La tarde de ayer, a través de  las redes sociales de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX), se publicó la lista de las personas que murieron en el percance. La espera de la familia Bautista terminó.

Tenían la esperanza de encontrar con vida al joven y por ello, hicieron un periplo por los nosocomios capitalinos en donde atendieron a los lesionados.

En El Big Data informamos anoche de una de las visitas de familiares de Mario al Hospital General Balbuena, ubicado en la alcaldía Venustiano Carranza.

Entre lágrimas y preocupación, una de sus tías relató cómo su búsqueda no rendía frutos. Se acercó con insistencia en varias ocasiones a los policías del centro de salud para pedir cualquier dato que les diera esperanza, sin embargo, todo fue en vano, nunca consiguió nada. 


Te sugerimos: [VIDEOGALERÍA] Más de 10 VIDEOS impactantes del DESPLOME del METRO de la LINEA 12


Todo desafortunadamente coincidía, el horario de salida del trabajo, la ruta para llegar a su hogar, pero el celular nunca fue respondido, la llamada entraba y sólo se escuchaba del otro lado el tono de marcado, un solitario 'beep', nunca la voz de Mario Alberto. Después, la señal se fue, se convirtió en silencio y soledad.

Para esta casa editorial, su tía compartió su angustia, su tristeza, pero también su coraje e indignación por el accidente. Exigió justicia, sin saber aún el desenlace de su sobrino, pidió que los responsables, quienes fueran, pagaran por las muertes y por los lesionados.

El joven Bautista Sánchez se suma a esta lista de víctimas mortales, que hasta el momento acumula 25 vidas.

Temas: