El pasado 28 de agosto, migrantes centroamericanos sufrieron diversas agresiones por parte de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Guardia Naacional en Tapachula, Chiapas.

En el operativo implementado en la carretera Tapachula-Arriaga, perímetro del poblado Cruz de Oro, Tuzantán, golpearon a hombres, mujeres y niños extranjeros.

A través de redes sociales se difundió el video donde se aprecia a los agentes del INM y a los uniformados maltratados en territorio mexicano.

Tras las agresiones, organismo dependiente de la Secretaría de Gobernación, reprobó cualquier acción que lesione los derechos humanos de la población en contexto de movilidad, e informó que notificó de lo sucedido en Chiapas al Órgano Interno de Control del INM para los efectos legales correspondientes.

Por ello, determinó suspender de sus funciones a dos agentes federales implicados en acciones violentas en contra de migrantes.

“La actuación de los servidores públicos del instituto se sujetará, invariablemente, a los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en la presente ley”.

Ambos agentes federales de migración fueron notificados de manera formal, el domingo 29 de agosto; al mismo tiempo se dio vista de esta determinación al Órgano Interno de Control del INM, para los efectos legales.

ARM

Temas:

Contenido patrocinado