De acuerdo a la Secretaría de Obras y Servicio de Ciudad de México, en la construcción de la Línea 12 del Metro hubo una sobrecarga de siete mil toneladas de balasto (grava utilizada para asentar y sostener los durmientes del ferrocarril).

El excedente del material se colocó sobre 10 estaciones del viaducto elevado de Culhuacán a Tláhuac, y provocó desgaste de las columnas y planchas de la obra civil.


Te sugerimos: Metrobús reduce 30% el tiempo de traslado en el tramo afectado de la Línea 12 del Metro


Dichos datos a los que tuvo acceso el diario Milenio, el balasto colocado en la primera rehabilitación en 2014-2015, durante la administración de Miguel Ángel Mancera, "tenía una vida útil de 20 años", sin embargo, se detectaron "defectos en menos de dos años".

Estos datos los confirmó también en su primer reporte, la empresa DNV, encargada del peritaje sobre las causas del derrumbe de uno de los tramos entre las estaciones Olivos y Tezonco, el pasado 3 de mayo.


Te sugerimos: Fiscalía revela lista de fallecidos por colapso del Metro en la Línea 12


Tras la primera rehabilitación en 2014-2015, el balasto utilizado era más pesado que el requerido, provocando la sobrecarga del viaducto elevado hasta en 7 mil toneladas.

La decisión de utilizar ese material fue del entonces titular de Obras y Servicios Alfredo Hernández, (inhabilitado en 2016 por tres años para desempeñar cualquier cargo dentro de la administración pública por haber otorgado contratos a una empresa de la cual era directora comercial su esposa, Erika Molina Barragán) y del director del entonces Metro, Joel Ortega.


Te sugerimos: [VIDEOGALERÍA] Más de 10 VIDEOS impactantes del DESPLOME del METRO de la LINEA 12


El mismo medio publicó información detallando el sobrepeso de dos mil 367 toneladas en el uso de durmientes, fijaciones, rieles en la Línea Dorada.

Esa grava se adquirió en Acolman, Estado de México, se detalla en la página electrónica de la Secretaría de Obras y Servicios de la capital.


Te sugerimos: Confirman muerte de Nancy, jovencita desaparecida durante desplome del Metro de la Línea 12


Por su parte, la empresa Systra puntualiza en su diagnóstico final de agosto de 2014, que el balasto colocado desde su construcción no era de la "calidad adecuada" ni cumplía las normas internacionales. Aunque la firma no advierte que éste sea más pesado, detalla que sus deficiencias deterioraron el nivelado de los rieles.

En el informe se agrega este factor, junto con la reducción de velocidad de los carros, agravaron el desgaste ondulatorio. Por ello, Systra en el documento "Acciones correctivas de la Línea 12", recomendó un cambio obligatorio de balasto a tipo C-4".

ARM

Temas: