La fiscal de justicia de la Ciudad de México, Ernestina Godoy, indicó que tras revisar de forma exhaustiva el expediente del caso no encontraron elementos de prueba para sostener la acusación en contra María Isabel San Agustín, quien pasó más de 10 años en prisión, acusada por el delito de secuestro agravado.

"...al contrario, ella fue víctima de tortura por parte de las autoridades en el procesamiento del caso", señaló la funcionaria capitalina.


Te sugerimos: Liberan a María Isabel, torturada y presa injustamente durante 11 años


La tarde del pasado jueves, María Isabel San Agustín obtuvo su libertad al salir del Penal de Santa Martha Acatitla.

La originaria de Hidalgo enfrentaba desde 2013 una sentencia de 65 años de prisión, sin embargo, en 2018 la entonces Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal ordenó la reposición del proceso para que se aplicara el Protocolo de Estambul, pues se acreditó tortura contra la señora.


Te sugerimos: Bomberos rescatan a pequeño de 2 años abandonado 10 horas por sus padres en Santa María La Ribera


Godoy Ramos aseguró que se priorizó la búsqueda de la justicia y por ello, instruyó al Ministerio Público para informar al juez el desistimiento de la acción penal, ratificado personalmente por ella, ante los tribunales.

"La Fiscalía General de Justicia pone en el centro a las víctimas del delito. Esto significa conducir investigaciones profesionales, legales y con respeto a los derechos humanos de todas y de todos", mencionó.

Esta acción, puntualizó, es parte de la lucha contra la tortura anunciada por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, y por ello ya revisan todos los casos en que pudiera comprobarse el delito de tortura, "porque esto es inaceptable".


Te sugerimos: ÚLTIMA HORA| Comienza vacunación de 18 a 29 años en Milpa Alta, Cuauhtémoc, VC y Magdalena Contreras


Asimismo, la fiscal recordó un conjunto de errores y omisiones de la anterior Procuraduría, como revictimizar y negar el acceso a la justicia a las víctimas, por los cuales ofreció una disculpa.

En este sentido se comprometió a no cometer más errores y omisiones en la aplicación de justicia y, en caso de ocurrir nuevamente, aseguró que sabrán reconocerlos y enmendarlos, pues "la razón del Estado es la verdad y la justicia, no la fabricación de verdades oficiales como razón de Estado".

ARM

Temas: