Al condenar el asesinato de los sacerdotes jesuitas a manos de un grupo del crimen organizado, el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que el hecho desencadenó el secuestro de dos personas, entre estas la esposa del objetivo principal de los sicarios.

Aseguró que en este momento lo más importante es localizar los cuerpos de Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar, los sacerdotes jesuitas asesinados por dar refugio a un guía de turistas, en la comunidad de Cerocahui, municipio de Urique.


Te sugerimos: Identifican a responsable del asesinato de dos sacerdotes jesuitas en Chihuahua


Sostuvo que ya existe una investigación de por medio, además de que se tiene identificado al responsable.

Precisó que el Gobierno de Chihuahua está haciendo lo que le corresponde, pero dio la instrucción (porque se trata de un asunto del fuero común) de enviar a elementos de la Secretaría de la Defensa.

"Ahora lo que nos importa más es encontrar los cuerpos; ya se ha avanzado en la investigación y detener a los responsables", comentó.


Te sugerimos: Narcos asesinan a dos sacerdotes jesuitas en la Sierra Tarahumara


Durante su mañanera, reconoció que dicha zona de la sierra ha estado "desde hace tiempo muy infiltrada, penetrada, dominada por la delincuencia".

Recordó el caso que aconteció en la estación Creel en 2008, cuando un comando irrumpió en una reunión y asesinó a 13 personas.

Sobre el principal sospechoso, indicó que está acusado desde 2018 por matar a un turista en la zona dominada por el grupo afín al Cártel de Sinaloa.

Temas: