La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, informó que a finales de junio esperan que funcione una planta potabilizadora que dotará de agua de calidad a los habitantes de los pueblos Tlaltenco, Zapotitlán y Mixquic, en la alcaldía Tláhuac, quienes padecen escasez.

“La planta potabilizadora se está construyendo y estamos esperando que hacia finales del próximo mes ya pueda estar operando. Esta es la razón por la cual estas zonas han tenido escasez”, respondió en videoconferencia de prensa a pregunta expresa de El Big Data.

Este martes, este medio digital dio a conocer que habitantes de los pueblos Tlaltenco y Zapotitlán  realizaron una “caravana rodante” para exigir que se les abastezca agua potable por la red hidráulica, ya que denunciaron, desde hace tres años no se les suministra el recurso por medio de la tubería y lo cual complica que mantengan las medidas sanitarias contra el Covid-19.

 

A decir de la jefa de Gobierno en primera instancia, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) pensó que para mejorar la calidad del agua en aquella zona se requeriría sólo una perforación más profunda del pozo que les abastece del recurso.  

Lo cual, dijo, "desafortunadamente" no fue así, por lo que se decidió construir una planta potabilizadora.  

“Estamos trabajando muy fuerte ahí en una inversión muy importante para que ese pozo que suministra agua a esta zona pueda tener agua de calidad lo más pronto posible”, aseguró.

Incluso señaló que el recurso para construir la planta potabilizadora ya fue asignado.

“Se hizo una obra civil que requiere una plancha de concreto y algunas otras obras y la empresa que fue contratada para ello está fabricando los equipos que se requieren y estaríamos ya en condiciones muy pronto de la instalación en sitio”, añadió.

Revisarán acaparamiento de pipas

Además los vecinos de Tláhuac entrevistados por El Big Data denunciaron que el abastecimiento de agua por medio de pipas ha generado conflictos en las colonias La Estación y la Conchita Zapotitlán, ya que se han presentado acaparamientos por parte de algunos grupos vecinales o los conductores de las pipas hacen negocio cuando distribuyen el recurso.

“Muchos las secuestran, no llegan a donde las mandaron, se pierden o hacen negocio los mismos piperos y las venden a quienes más les pagan”, acusó un vecino entrevistado.

Por ello la jefa de Gobierno se comprometió a que revisaría el tema de la distribución de las pipas, ya que argumentó que no deben de presentarse acaparamientos.

Temas: