La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) compró en los últimos 12 años  armas largas para uso propio, a fabricantes que el Gobierno mexicano demandó la semana pasada por propiciar el tráfico de armamento.

De acuerdo a la dependencia federal, entre 2006 y 2017, comercializó 476 mil armas entre ellas de las marcas Beretta, Colt, Glock, Smith & Wesson, Ruger y Barrett por un monto de 961 millones de pesos.


Te sugerimos: Gobierno mexicano protegerá a periodistas y medios amenazados por el Cártel Jalisco Nueva Generación


La adquisición más reciente del Ejército mexicano data de 2020, a la empresa Barrett Firearms Manufacturing, INC. El costo por cada arma fue de 15 mil 532 dólares, es decir alrededor de 310 mil pesos.

Sin embargo en los documentos oficiales no se especifica el modelo ni la cantidad de armas de esta transacción.

Anteriormente en 2017 y 2014, también se compraron armas largas a la empresa con sede en Tennessee, Estados Unidos.


Te sugerimos: Próximo miércoles legisladores discutirán el desafuero de Mauricio Toledo y Saúl Huerta


Esta armería y Colt´s Manufacturing LLC participan en una licitación pública internacional del Ejército mexicano para la compra de nueve escopetas semiautomáticas, 15 fusiles de precisión, 33 fusiles automáticos, tres ametralladoras para apoyo terrestre, tres ametralladoras para apoyo aéreo, así como tres  ametralladoras con cañón múltiple, con municiones y accesorios.

La demanda que las autoridades mexicanas interpusieron contra ocho empresas productoras y distribuidoras de armas en Estados Unidos, es por el diseño, venta y distribución de sus armas a sabiendas de que equipan a los cárteles de la droga y a los grupos delictivos en México.


Te sugerimos: ´El Mencho´, líder del CJNG, amenaza de muerte a Azucena Uresti


Las Fuerzas Armadas también han fungido como intermediarios para la comercialización de las armas en México entre entidades federativas, particulares, empresas privadas de seguridad, entre otros entes y seis de las ocho empresas demandadas.

Dicho querella se presentó ante la corte federal del distrito de Massachusetts, y señala que nuestro país tiene fuertes leyes que hacen prácticamente imposible que los criminales obtengan sus armas de manera legal en territorio mexicano.

Con información de Latinus

Temas: