Gabriel Ángelo desapareció hace más de dos meses luego de defender a su esposa de un sujeto, quien la manoseó frente a él en el área pública de una unidad habitacional donde vivía, al sur de la Ciudad de México

Tras 65 días de salir de un departamento en la alcaldía Álvaro Obregón, la familia del joven no sabe nada de él, por lo cual temen por su vida ya que recibieron varias amenazas de vecinos.


Te sugerimos: Borracho mata y descuartiza a su amigo en la CDMX


De acuerdo con los reportes, todo comenzó la noche del 2 de abril en una unidad habitacional, ubicada en avenida Tamaulipas, colonia Corpus Christy, donde el joven de 26 años acudió a una fiesta con su esposa

Mientras regresaban a su hogar, la mujer fue agredida sexualmente por un sujeto identificado como Donovan ‘N’, quien es un habitante de la misma unidad, a quien señalaron de tener como amigos a jóvenes con antecedentes penales con quienes estaba esa noche al momento de ‘manosear’ a la chica.

Ante la situación, Gabriel defendió a su pareja lo cual detonó una pelea entre ambos, pero a esta se sumó la familia del presunto violentador, quienes terminaron atacandolos y ocasionaron que el chico perdiera sus lentes, mismos que le impidieron defenderse.

Lo anterior los obligó a refugiarse en una casa de su familiares. Sin embargo, las cosas no terminaron ahí, pues al otro día Gabriel salió a buscar sus lentes y la madre del agresor al verlo comenzó nuevamente a pelear con él, además de lanzarle una serie de amenazas.


Te sugerimos: Cae Nelson ‘N’, líder de una organización internacional de pedófilos; huyó de Holanda a GAM en CDMX


Esta nueva pelea hizo al joven matrimonio tomar la decisión de mudarse de esa zona, pero el día que planeaban hacerlo fueron interceptados por Donovan y sus familiares al momento en que estaban por abordar un Uber, logrando así impedir que salieran de la unidad.

De nueva cuenta, Gabriel y su esposa regresaron a la casa de sus tíos, pero en ese momento el chico dejó ahí a su pareja y él salió avisando que no tardaría. Sin embargo, desde ese día no lo volvieron a ver y temen por su seguridad.

Por su parte, la madre del chico desaparecido acudió a la fiscalía capitalina para solicitar ayuda, pero señala que las autoridades no quieren catear el inmueble del presunto agresor ya que le argumentan que no hay elementos de prueba para ello. 



Temas: