El pasado 8 de junio, la presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra, recibió amenazas a través de mensajes y llamadas telefónicas.

Lo anterior, lo confirmó en conferencia de prensa la ombudsperson, y lo atribuyó a su trabajo de investigación del caso de la presunta ejecución extrajudicial de Giovanni López en Jalisco.


Te sugerimos: Detenidos 2 policías y un funcionario por el asesinato de Giovanni López


Por este motivo, interpuso una demanda ante la Fiscalía General de la República( FGR), donde detalló que la llamaron de más de 100 números distintos de todo el país.

“Tuvo que ver la atracción del caso Giovanni López, también por eso recibí amenazas y donde me decían que no me metiera con el gobernador (Enrique Alfaro)”, dijo.

A pesar esto, la comisionada mencionó que en las indagatorias no ha mencionado a nadie en particular, menos al mandatario estatal, y por lo tanto seguirá con este trabajo.


Te sugerimos: CNDH pide investigación contra Ciudad de los Niños por abusos a menores


El pasado 9 de junio, el organismo nacional atrajo el caso del hombre presuntamente asesinado por la policía de municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos, luego de que la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco abrió la investigación.

Piedra Ibarra detalló que las amenazas también fueron dirigidas a sus familiares, además advirtió del inicio de una campaña mediática en su contra por utilizar a la CNDH para “defender solamente a las personas más pobres”.

 


Temas: