A nombre del Estado mexicano, el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, ofreció una disculpa pública por la masacre de 45 indígenas de la localidad de Acteal en el municipio de Chenalhó, Chiapas, el 22 de diciembre de 1997.

Durante el Acto de Reconocimiento de Responsabilidad y la suscripción del Acuerdo de Solución Amistosa con los sobrevivientes y familiares de las víctimas, el Gobierno mexicano cumplió parte de la sentencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).


Te sugerimos: Desplazados en Chiapas tendrán atención especial: Segob


“Asumo la responsabilidad del Estado y ofrezco una disculpa por este suceso doloso e indolente, expresión de un Estado anquilosado y ajeno a los derechos e intereses de la comunidad que pretendió ocultar esta tragedia alternando incluso la escena del crimen para criminalizar a las propias víctimas”, subrayó.

Encinas agregó que el Estado reconoce la verdad de los hechos, y  atenderán la demanda de procuración de justicia, repararán integralmente a las víctimas y generarán las condiciones para la reconciliación y la paz en esa región del país.

El acuerdo de solución amistosa incluye a 18 de las 45 víctimas fallecidas y a 12 de los 26 sobrevivientes de la masacre en Chenalhó, además, sus familiares esperan el informe de fondo por parte de la CIDH, explicó el subsecretario de Segob.

ARM

Temas: