Una

presa que contenía arcilla y arena

se derrumbó este sábado en el estado brasileño de Rondonia.



El

vertido de agua y lama

formó una tromba que rompió varios puentes y dejó atrapadas a por lo menos 300 personas.



El

incidente se debió a unas fuertes lluvias

y no causó víctimas, pero reanimó los temores que existen en Brasil con las represas de las empresas mineras.



Esto tras un desastre similar que en enero pasado dejó

al menos 483 muertos

en la ciudad de Brumadinho, en el estado de Minas Gerais.



Te sugerimos: [VIDEOS] Al menos siete muertos y 200 desaparecidos por avalancha de lodo tóxico en Brasil



En el caso de Rondonia, estado fronterizo con Bolivia,

los diques situados en el municipio de Machadinho D'Oeste

estaban desactivados hace unos 30 años



La empresa MetalMig, responsable de esas instalaciones, indicó que sólo contenían agua y arcilla.



La

Secretaría de Estado para el Desarrollo Ambiental

de Rondonia corroboró esa información y garantizó que en la represa "no había presencia de metales pesados".



Por ello descartó

la posibilidad de que haya algún tipo de daño

al ecosistema o riesgos para la salud de la población.



Las

autoridades de Rondonia

también indicaron que la tromba de agua y arena inundó algunas zonas rurales y se deslizó por ríos de la región, en los que llegó a destrozar algunos puentes.



Te puede interesar:



 [VIDEO] Incendio en edificio de Conagua; rescatan a trabajadores de azotea



Por escaleras eléctricas que ahora no sirven, el Metro pagó 11 mdp para repararlas



Roban celular de 27 mil pesos en el Metro; caen tres



JGR

Temas: